Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

¿ENCINAS GOBERNADOR?

OJO POR OJO POR ÁLVARO CUEVA ¿ENCINAS GOBERNADOR? ¿De veras Alejandro Encinas piensa que se va a quedar como gobernador en el Estado de México? ¿En verdad cree que lo va a lograr sin alianzas electorales? ¡Cuánta soberbia! Alejandro Encinas no es ni un político exitoso, ni un personaje mediático, ni sinónimo de gobernabilidad ni nada de nada. Es sólo el producto de un dedazo compartido entre Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador lo cual, lejos de ser un halago, es un dato como para que el señor se ponga a pensar y haga algo. Hasta donde yo me había quedado, la imagen de Marcelo Ebrard estaba en crisis por los conflictos derivados de sus obras en el Distrito Federal. Ahora resulta que nadie se acuerda de nada, que don Marcelo es un sabio y que es maravilloso que él haya aventado al ruedo del Estado de México a Alejandro Encinas. ¿Por qué lo hizo? ¿Para desviar la atención de las broncas que se le estaban presentando en la capital del país? ¿Porque realmente se siente un mecías? ¿Porque con Encinas en el Estado de México batallaría menos para catapultarse a Los Pinos en 2012? Haya sido por lo que haya sido, hay demasiadas campanas al vuelo alrededor de esta historia. Y ni hablemos del respaldo de Andrés Manuel López Obrador. Si el Estado de México fuera territorio del señor López Obrador, su gobernador no sería Enrique Peña Nieto, sería otro. Y hasta donde a todos nos habían dicho, la candidata de don Andrés Manuel era Yeidckol Polevnsky. ¿De dónde la salió el amor por Encinas? ¿Qué va a pasar con doña Yeidckol? ¿En calidad de qué va a quedar esta señora ante la opinión pública? No, pero lo más chistoso de todo lo que se ha dicho hasta hoy es lo de la unidad de las izquierdas. ¿Será posible que nada más porque Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard apoyen la precandidatura de una misma persona para un solo estado de la República, ya podamos decir que todas, absolutamente todas las izquierdas de nuestra nación, están unidas, que tienen un mismo proyecto y que nada ni nadie las va a separar? ¿Vale más esta bonita izquierda que una alianza con el Partido Acción Nacional? ¿Vale más esta izquierda “unida” que hacer equipo con el partido del presidente? ¿De veras? Todo esto es un error, un circo para que a muchas personas se les olviden las inconformidades en la Ciudad de México, los focos rojos en los antecedentes de Alejandro Encinas y para jugar a “lo dije yo primero”. Las vacaciones de año nuevo no eran el momento para realizar esta clase de anuncios y se necesita ser muy ingenuo para suponer que esta avalancha de declaraciones tiene temblando al PRI o al PAN del Estado de México. No me imagino a Ricardo Aguilar Castillo, presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, temblando de pánico ante la posibilidad de que el hombre que apoyó los bloqueos de 2006 en la Ciudad de México aniquile el legado de Enrique Peña Nieto. Por más que me esfuerzo no puedo visualizar a Octavio Germán Olivares, presidente del PAN en el Estado de México, aterrorizado porque el señor Encinas anda diciendo que no le late una alianza con su partido. Lo que estamos viendo es un show generado, en gran medida, porque la mayoría de las fuentes noticiosas todavía andan de vacaciones y los medios no tienen muchos contenidos para ofrecerle a su público Pero de ahí a que esté pasando algo que vaya a cambiar la vida en el Estado de México o en el resto del país, hay demasiada distancia. Lo más triste, como siempre, es que todo el mundo está hablando de pelearse, de ganar elecciones, de sacar al PRI, en este caso, del Estado de México. ¿Pero alguien ha hablado de la gente en esa entidad federativa? ¿Alguien ha pensado en gobernar? ¿Alguien ha ofrecido un proyecto para el Estado de México? ¿Alguien ha propuesto soluciones a sus innumerables conflictos? Nadie. Todo es hacer ruido, ocupar espacios en la radio y la televisión, quemar páginas en los periódicos y en los portales de internet, pero nada más. Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador están haciendo su luchita, pero se les está olvidando lo más importante: que en política se trabaja para el pueblo. Su comportamiento ha sido como de viejo PRI y, la verdad, de votar por un viejo PRI a votar por un nuevo PRI o por alguna otra opción, cualquier cosa es buena menos un viejo PRI. ¿O usted qué opina?

Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.