Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

¿Y EL USUARIO? ¡BIEN, GRACIAS!

OJO POR OJO POR ÁLVARO CUEVA ¿Y EL USUARIO? ¡BIEN, GRACIAS! Los lunes se me junta el trabajo: textos, juntas, monitoreos, colaboraciones de radio, pre-producción. Son días complicados. Sólo que el lunes pasado fue particularmente infernal. Hasta me tocó desahogarme con mi amiga Florencia de Milenio Radio, quien me había llamado para hacerme una grabación. ¿Qué era lo que estaba pasando? Que todo el día había tenido problemas con mi internet. Usted no está para saberlo ni yo para contarlo, pero dependo de mi internet para trabajar y no fue hasta ese momento, con la llamada de Florencia, que me di cuenta que llevaba meses sufriendo como estúpido por culpa de Prodigy. El servicio aparece y desaparece, navega a la velocidad que se le da la gana, no llega a todos los rincones a donde tiene que llegar y ni le cuento de mis aventuras con las tiendas Telmex. Por teléfono nunca nadie me puede resolver nada, en persona nomás me avientan choros mareadores, yo tenía un ruteador nuevo y un ejecutivo me lo cambió por uno viejo alegando, en privado, que los nuevos habían salido mal. Y ni el ruteador viejo ni el nuevo me solucionó las broncas, luego me vendieron un expansor de señal que no expande nada. ¡Puros problemas! No le quiero ni contar las horas que he perdido quejándome por teléfono, visitando las oficinas que me corresponden ni el dinero que he tirado en aparatitos por algo que se supone que es muy sencillo de obtener. Y ni modo de cambiarme al internet de la cablera de mi colonia porque mis vecinos dicen que es todavía peor que el de Telmex. En resumen, estoy en manos de un proveedor incompetente que en más de siete años no ha encontrado la manera de darme un servicio que cubra toda mi bendita casa y que me está metiendo en problemas con mis trabajos. ¿Qué hago? ¿Me voy a trabajar a un café como varios de mis amigos? ¿Por qué me tengo que ir a trabajar a un café si estoy pagando una lana mensual por un combo de teléfono e internet? Discúlpeme, por favor, que le esté contando esto cuando deberíamos estar debatiendo sobre Libia, el PRD y la energía atómica pero las pequeñas cosas son las que más nos afectan en la vida, esta pequeña cosa nos afecta muchísimo a todos y, casualmente, es uno de los temas del momento. ¿Qué está pasando con Telmex que en lugar de perfeccionar sus servicios se está peleando por otras cuestiones? Y no, que no nos salga con sus encuestas telefónicas porque en la última quincena yo he contestados dos y aunque les digo y les vuelvo a decir a los encuestadores que su servicio es lento y deficiente, no pasa nada. Como que piensan que nada más por responder preguntas uno se va a sentir atendido, pero la verdad es que sentirse atendido es recibir el servicio que uno ha contratado y, pues no, yo no recibo lo que contraté. Las telefonistas Telmex juran y perjuran que no existe un internet más rápido en todo México que el que tengo contratado en mi casa, pero el mío no sólo es lento, se corta. El mes pasado tuve una bronquísima con mi contador porque al mandar mis impuestos por SPEI, se interrumpió mi servicio de internet justo en ese instante y se cortó la transacción. Cuando volvió la página de mi banco marcó que no se había mandado nada, volví a mandar los impuestos y, ¡sorpresa!, sí se habían mandado la primera vez. ¡Pagué doble! Me descapitalicé por culpa de mi proveedor de internet y luego vino el otro problema, recuperar el dinero, y entre que lo recuperaba y no le recuperaba, ¿de dónde iba a sacar para los gastos de mi familia? Y tengo pruebas porque mi contador tuvo que hacer milagros para irme a depositar, en persona, a una sucursal bancaria. ¿Qué necesidad tengo yo de estar padeciendo por estas tonterías? ¿Qué necesidad tenemos los mexicanos de estar pagando por algo que es malo, caro y grosero? ¡Ah, porque ésa es otra! ¿Usted ha tratado de cancelar recientemente una línea Telmex? Yo sí y me tardé más de un mes porque entre que llamaba, me obligaban a ir personalmente a cancelar ciertos servicios a la oficina de mi zona (que sólo trabaja hasta las 15:00), tenía que esperar equis cantidad de días y luego tenía que volver a llamar, me la pasé del nabo. Está muy ruda la guerra entre Telmex, Televisa y Azteca pero también hay un hecho que no podemos negar: Telmex no está cumpliendo ni siquiera con su especialidad. ¿O me equivoco?

Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.