Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

SPOTS, SPOTS, SPOTS

OJO POR OJO POR ÁLVARO CUEVA SPOTS, SPOTS, SPOTS ¿Puede haber algo más patético que ver los spots de las campañas electorales del Estado de México? Ni los peores programas de Laura Bozzo se les acercan en monstruosidad, en agresividad ni en decadencia. Y lo más impresionante es que casi nadie se está quejando. Los asumimos como algo normal. ¡Cuidado! Ese dinero es nuestro y si así se manejan los candidatos a nivel comunicación, imagínese cómo se van a manejar cuando tengan el poder. Comencemos, por favor, con Eruviel Ávila. ¿A usted no le dan pena sus spots? ¿A usted no le dan rabia? Dicen puras cosas enfermísimas. En uno, que es igualito a los spots de Don Beto del programa Solidaridad de Carlos Salinas de Gortari, Eruviel nos habla de Don Pedro. ¿Y todo para qué? Para revelarnos que todos los meses, desde hace años, se corta el pelo con el mismo peluquero de barrio. La frase es: piensa en grande. Es chiste, ¿verdad? Deje usted la cantidad de bromas que se pueden desprender de la obsesión de los políticos del Estado de México por su cabello, del corte de don Eruviel o de su hábito de visitar a Don Pedro todos los meses. Un hombre que jamás ha cambiado de peluquero no es un hombre que piense en grande, es un hombre aferrado al pasado, negado al cambio, al progreso. ¿Eso es bueno? ¿No y qué me dice de los spots donde el señor se pone a repartir tarjetas en la calle como edecán de mala muerte mientras manosea a quien le pasa por enfrente? Eruviel no está vendiendo tarjetas de crédito, no está vendiendo productos milagro en El Canal de las Estrellas. Está vendiendo ideas. ¿Y usted está recibiendo ideas? ¿Usted puede confiar en un político que vende cualquier cosa menos ideas? Pasemos a los spots de Luis Felipe Bravo Mena, la cúspide de la desgracia. ¿Por qué? Porque más allá de que en ellos sale pura gente quejumbrosa, son una ofensa para el electorado, están llenos de clasismo y están hechos con las patas. ¿En qué me baso para decirle que son una ofensa para el electorado? En que parten del supuesto de que los habitantes del Estado de México son personas pasivas que nomás se quejan en lo oscurito. En los mensajes de este señor, cuando salen personas como usted o como yo, solas, maldicen hasta su suerte, pero cuando salen con Bravo Mena, ahí sí no maldicen nada, aparecen todos calladitos, obedientes, escuchando a este candidato como al sacerdote en misa. ¿Qué tienen estos spots de clasistas? ¿Bastaría con recordarle la escena de la señora que va en su carro afirmando que ella jamás viajaría en pesera? La campaña televisiva de Luis Felipe Bravo Mena es tan mala, que ni siquiera está bien dirigida. Observe con detenimiento la comunicación no verbal de este hombre. Camina con un hombro más arriba que el otro y, en la mayoría de los casos, sólo mueve la parte izquierda de su cuerpo. No me quiero detener en las implicaciones psicológicas de un señor así, pero se ve pésimo, como de alguien deforme, como de una persona que habla a medias. ¡Tremendo! ¿Y los spots de Alejandro Encinas? ¿Qué podemos decir de los mensajes de este candidato? Todo. No es una campaña electoral, es una campaña de odio, una telenovela aburrida, una serie de terror. Es justo de lo que más se quejaron los perredistas en 2006 y, lo peor de todo, no dice nada. ¡Qué tan vacíos no estarán los mensajes de Alejandro Encinas que en la mayoría él ni siquiera sale! Al final medio le sacan su retrato “photoshopeado” nomás por no dejar, pero él no cuenta. ¿Es un político que tiene miedo de dar la cara? ¿No le gusta su imagen? ¿No confía en si mismo? ¿Y así pretende gobernar? En uno de sus spots, todo lo que se dice son pedradas para Enrique Peña Nieto y se atenta contra la unidad dividiendo a la sociedad entre “los que salen en las revistas” y “nosotros los trabajadores”. En otro, se cuenta una historia de horror para señalar que el Estado de México está peor que Ciudad Juárez (lo cual debe tener muy contenta a la gente de Chihuahua). En él, se afirma que el plan de don Alejandro ayudará a reducir los asesinatos de mujeres. ¿Pero usted escuchó el plan? ¿A usted le consta que este señor tenga un plan? No y ni hablemos del spot donde sale una chava a la que le rompen el vestido hasta dejarla encuerada porque entonces sí nos deprimimos. Éste es el nivel de nuestras campañas. ¿Cómo ve?

Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.