Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

LOS ESTRENOS DE TELEVISA

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA LOS ESTRENOS DE TELEVISA Pues el lunes a las 20:00 se estrenó “Llena de amor” en El Canal de las Estrellas y lo único que le puedo decir es que me encantó. Se me hace una telenovela preciosa, positiva y bien hecha, un espectáculo digno de las familias mexicanas cuyo mayor reto va a estar en atraer al público que le va a dejar “Hasta que el dinero nos separe”. Y es que, seamos sinceros, “Hasta que el dinero nos separe” terminó siendo una especie de videohome populachero de los años 80 y esa gente, que es muchísima y que se merece todo nuestro respeto, no es la misma de una historia como la de la nueva producción de Angelli Nesma (“María la del barrio”). “Llena de amor” es un tipo de telenovela muy blanca, muy fresca, como para ver con la abuelita, los niños y los papás. De hecho, es como una gran caricatura plagada de superhéroes, comediantes y villanos. Por si usted no tiene ni la más remota idea de lo que le estoy contando, déjeme lo pongo en antecedentes: “Llena de amor” cuenta la historia de amor imposible entre una chica gorda y un atleta millonario que combate al mal a escondidas haciéndose pasar por un superhéroe llamado “El lirio de plata”. Bueno, así era en la telenovela original y, por lo que pude ver en el capítulo de uno, así también va a ser en la versión mexicana. “Llena de amor” era originalmente “Mi gorda bella”. ¿Se acuerda de ella? Fue un enorme éxito de la televisión venezolana escrito por la gran columnista caraqueña Carolina Espada que le dio la vuelta al mundo y que aquí tuvo una excelente respuesta por Azteca 13. Aunque se escribió antes que “Yo soy Bety, la fea”, muchas personas la consideran un producto derivado de aquel otro gran éxito sudamericano. Pero la verdad es que “Mi gorda bella” iba más allá de la transformación física de la protagonista y le fue tan bien que hasta se hicieron muñecas con la imagen de la gordita y toda la cosa. No sé si usted también la vio, pero es un melodrama que recuerdo con bastante cariño y a diferencia de otros que luego son destrozados cuando caen en manos de productores mexicanos, éste no sólo fue respetado, fue mejorado. Enloquecí como un tarado, por ejemplo, al ver a Lucía Méndez interpretando a la mamá de la gorda. Lucía se comió todo el arranque de la novela, se vio guapísima y hasta se dio el lujo de cantar con mariachi. Por un momento, me sentí en la época de oro de las telenovelas nacionales. Y luego Laura Flores está interpretando a la tía chistosa y está divina. Es un tipo de personaje que jamás había interpretado y que la va ayudar mucho a olvidar experiencias tan terribles como las de “Corazón salvaje”. Azela Robinson es otra gran aportación de esta telenovela. La amé porque en contraste con la villana que interpreta Gabriela Spanic en “Soy tu dueña”, ésta tiene fuerza, inspira respeto, admiración. Y ni hablemos del resto del reparto. Puro buen actor, comenzando con la pareja protagónica. Valentino Lanús es de lo mejor que hay en esta industria y Ariadne Díaz, un lanzamiento que me ha hecho recapacitar sobre los nuevos talentos de Televisa. Esta niña es realmente buena y Angelli Nesma tuvo el buen tino de no hiper-caracterizarla. Por tanto, ella puede crear más. Es una gorda perfecta, lo hace de maravilla y si se cuida, llegará muy alto. Le voy a decir la verdad: no esperaba mucho de “Llena de amor” pero no sólo recibí mucho, me enamoré de ella con tan sólo mirar el primer capítulo y no me la pienso perder jamás. Se la recomiendo. Hablemos ahora, aunque sea un poco, de la llegada de “Locas de amor” a las noches de ese mismo canal de Televisa. Seré breve. Esto, para mí, no es noticia. ¿Por qué? Porque ni siquiera lo fue cuando pasó por televisión de paga. Y no, que no nos salgan con el cuento que lo del cable no funciona porque en el cable nacieron inmensos fenómenos de popularidad como “Sin tetas no hay paraíso” y “El cartel de los sapos”. El cable también tiene lo suyo. Carmen Armendáriz es una productora muy querida en nuestro país y su reparto vale oro pero la versión mexicana del formato argentino “Locas de amor” no es buena y no fue diseñada para transmitirse todos los días en capítulos de media hora como telenovela de 1977. Noticia hubiera sido que Televisa hubiera anunciado el pizarrazo de la segunda temporada, que los ejecutivos de San Ángel hubieran recapacitado y que hubieran dicho que se le iba a quitar la censura a este proyecto. Noticia hubiera sido que Televisa hubiera declarado que iba a programar series de estreno para las noches de XEW-TV como Once TV México (o serie-novelas originales como Cadenatres), no repeticiones. Me duele por el público que cayó en las trampas de una campaña publicitaria que anunciaba una cosa espléndida que era todo menos lo que sale en “Locas de amor”. Me duele porque esto no debió haber sido así. ¿O usted qué opina?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.