Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

NO MÁS REFRITOS

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA NO MÁS REFRITOS Buenísima, buenísima, buenísima. “Cuando me enamoro se detiene el tiempo”, la telenovela de las 19:00 de El Canal de las Estrellas, se ha puesto buenísima. ¿Por qué? Porque sus responsables desecharon por completo la propuesta original de “La mentira” y nos han estado regalando una historia completamente nueva y súper atractiva. Lo que más me llama la atención es que la fuerza dramática dejó de concentrarse en la pareja protagónica de este proyecto para irse hacia Gonzalo (René Casados) y Regina (Julieta Rosen) y no sabe usted qué maravilla. Para que vea que no necesariamente son los jóvenes los que más le llaman la atención al público. Para que vea siempre es posible recapacitar y hacer bien las cosas. ¿Y qué me dice de Fina (Rocío Banquells)? ¿Usted no la ama? Yo la adoro porque es una de las villanas más perfectas que han aparecido en la televisión nacional en los últimos años, porque le están apareciendo más y mejores oportunidades para hacer maldades y porque se nota que las escritoras de “Cuando me enamoro…” también la quieren. Dígame usted si no fue un toque de humor exquisito el haberla puesto a cantar el “Ave María” en la boda de Gonzalo y Regina para luego agarrárselos a balazos. Dígame si no fue delicioso que Fina cantara disfrazada de monja, que nadie la reconociera, pero que al mismo tiempo todos elogiaran la belleza de su voz sin darse cuenta de que era ella. ¿Y qué le pareció la escena de los balazos? Como de antología por todo lo que pasó y por el increíble sentido del humor con el que estuvo elaborada. Nos podemos pasar todo el día hablando de situaciones concretas de “Cuando me enamoro se detiene el tiempo” pero pienso que más allá del viboreo del rigor en esta producción de Carlos Moreno (“En nombre del amor”) se esconde algo importante. Fíjese cómo la historia creció en el momento en que sus adaptadoras abandonaron por completo el texto que les asignaron exactamente de la misma manera en que “Teresa” también se puso mejor en el instante en que sus escritores decidieron hacer lo mismo. ¿Qué nos está tratando de decir el fenómeno de emoción, maldad, humor y popularidad de estos dos títulos de Televisa? Yo creo que algo en lo que todos debemos meditar: llegó el momento de hacer a un lado los refritos para crear historias originales, para inventar maldades que compitan contra las que vemos en los noticieros, para crear un tono y un estilo acordes a las necesidades de entretenimiento del público de 2011. Claro, sin abandonar los orígenes de este formato tan tradicional y tan querido. ¿O usted qué opina? Mientras opina (por favor hágalo) quisiera hablarle de una joya que se está transmitiendo en Disney Channel, que se estrenó en diciembre, pero que pinta para iluminarnos durante todo este año, y que nadie se debe perder: “Pecezuelos”. ¿La ha visto? Es una caricatura fabulosa, hilarante. A mí se me hace que es la respuesta de Disney al éxito internacional de “Bob Esponja”. ¿Qué dice usted? “Pecezuelos” es una serie de dibujos animados tipo “Los Simpson” que narra las aventuras de unos peces de acuario que viven en una tienda de mascotas. Sólo que estos peces no son como los que muchas personas tenemos en nuestras casas, llevan la vida que llevan nuestros niños y adolescentes en la primaria y la secundaria, y es chistosísima. Desde la perspectiva de la técnica fundamental porque combina varias técnicas de animación, como el de unos dibujos muy mal hecho, a propósito, contra unas imágenes sacadas de diferentes fotografías que van tomando movimiento por computadora y cosas todavía más elaboradas. Además, el doblaje al español mexicano es de lo mejor porque sus actores no sólo se concretaron a poner su voz, adaptaron situaciones y modismos a situaciones y modismos que usted y yo utilizamos en la vida real. ¡Me enloquece! Desde la perspectiva editorial es un trancazo porque sus libretos cumplen con todos los requisitos de las caricaturas que se están haciendo ahora aunque su mayor riqueza está en sus personajes. Los protagonistas de este conceptos son los peces Mailo, Óscar y Bea, la almeja Almejandra, el pulpo Pulpleito y la caracola Claracol, entre muchos otros que crean un universo redondo de seres traviesos e imperfectos que viven situaciones con las que todos nos podemos identificar. Si a esto le sumamos el dato de que estos personajes utilizan objetos de acuario como perlas y anzuelos con fines distintos para los que fueron creados, el resultado es una de las mejores caricaturas occidentales que están en este momento en pantalla. A lo mejor me equivoco, pero siento que estamos ante lo que podría ser un nuevo clásico, ante una caricaturas que, dentro de algunos años, será citada y recordada como hoy citamos y recordamos títulos como “Los Picapiedra”, “Ahí viene cascarrabias” y “Los Pitufos”. ¿O no?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.