Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

LOLITA AYALA Y LOS INFOMERCIALES

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA LOLITA AYALA Y LOS INFOMERCIALES Ver televisión abierta en este país se ha convertido en un infierno y más que por los programas, por los comerciales. ¡Duran años! Y como las televisoras nacionales venden anuncios por regiones, en un mismo corte nos podemos chutar dos o tres veces el “spot” alburero de Danna Paola preguntando qué es grande, rojo y baboso. Podemos pasarnos todo el día criticando la mayoría de los comerciales que invaden la televisión mexicana porque van de las imágenes más asquerosas hasta las afirmaciones más delicadas pasando por unos arrebatos pornográficos sorprendentes. Quisiera equivocarme, pero me da la impresión de que nadie los regula, de que en este país basta con incluir unas letras minúsculas al pie de cualquier anuncio para mostrar orgasmos, patas rajadas y hemorroides en tercera dimensión. Pero de todo lo que está pasando en este renglón hay algo que me tiene verdaderamente agobiado: los nuevos comerciales de “La línea de la salud, información que cura, historias que salvan vidas” con Lolita Ayala. ¿Por qué? Porque yo fui el primero en reconocer hace dos años que se trataba de una magnífica idea para darle un giro diferente a las ventas por televisión, pero esto ya se salió de toda proporción. ¿Los ha visto? Son unos “spots” sensacionalistas que se repiten en cuestión de segundos donde la conductora del noticiario de mediodía de El Canal de las Estrellas aparece a cuadro como si estuviera dirigiendo un servicio informativo de última hora mientras aborda un tema médico. Pero no es cualquier tema médico, se supone que son las historias reales de gente como usted o como yo que, por ejemplo, por no ponerse crema en la piel reseca… ¡acabó con las piernas amputadas! ¿No es demasiado exagerado hacer este tipo de afirmaciones a cuadro? ¿No es bastante peligroso hacerlo sin ser doctor y sin ningún fundamento médico? ¿No es particularmente escandaloso que esto venga de la conductora de un noticiario de Noticieros Televisa? Por si esto no fuera suficiente, ¿a usted le consta que esa historia sea real? ¿Entonces por qué las víctimas no salen a cuadro? ¿Por qué el señor que perdió las dos piernas por no haberse puesto crema no nos cuenta, de viva voz, su historia? Sí, por ahí Lolita muestra las fotos de un persona que es la que, en teoría, vivió todo lo que nos está contando, ¿pero quién le dice a usted que esas caras no fueron sacadas de algún banco de imágenes de internet? ¿Dónde está el sello del notario público? ¿Dónde está el respaldo de algún organismo de gobierno? Una cosa es vender determinado tipo de productos y otra, hacer una cápsula médica que sirva de preámbulo para que alguna marca se cuelgue de ella y se anuncie. Yo ya hasta tengo mis dudas de que sean cápsulas médicas porque no usan las palabras que normalmente usan los doctores sino argumentos como de merolico de mercado y, perdóneme, pero la televisión, especialmente la abierta, no está hecha para esas cosas. Eso se puede malinterpretar como promoción de la ignorancia o como incitación al pánico porque, aunque usted sea una persona muy culta y preparada, nunca falta el televidente que se la crea y que por andársela creyendo se automedique o se provoque algún problema. Después de todo no es un actor de dudosa reputación quien lo está diciendo, es la señora Lolita Ayala, toda una leyenda en la conducción de noticiarios. Mire, yo sería incapaz de atacar a Lolita por prestar su imagen para un anuncio porque los comunicadores también tenemos compromisos económicos y estamos en nuestro derecho de abrirnos a más y mejores posibilidades como la conducción de eventos o la participación en otra clase de emisiones. Pero el caso de la gente que dirige noticieros es diferente al del común de los personajes públicos, ellos tienen que cuidar mucho lo que hacen porque además de realizar su trabajo, representan los intereses de la empresa para la que colaboran. Si usted se fija, por esto mismo, personalidades como Joaquín López Dóriga, Javier Alatorre o Adriana Pérez Cañedo no salen, o casi no salen, en proyectos que atenten contra su imagen o que contradigan la línea editorial de sus televisoras. ¿Qué está pasando con Lolita Ayala y “La línea de la salud”? Y, en este mismo sentido, ¿qué está pasando con otras mujeres de Noticieros Televisa como Adela Micha, Paola Rojas y Diane Pérez que, a diferencia de las conductoras de noticias de otras empresas, sí hacen comerciales? A lo mejor me equivoco (por favor corríjame si es necesario) pero tengo la impresión que éste es un caso exclusivo de las mujeres de Noticieros Televisa. ¿O usted ha visto a Carlos Loret de Mola anunciando ungüentos para bajar de peso o a Brozo vendiendo cervezas? Sea como sea, aquí está pasando algo raro y ver la televisión abierta en este país se ha convertido en un infierno. ¿A poco no?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.