Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

JUICIO A KALIMBA

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA JUICIO A KALIMBA Qué entrevista tan más asquerosa la que Carlos Loret de Mola le hizo ayer a Kalimba en “Primero noticias”. Me sentí en “La tijera”, con Laura Bozzo, con lo peor de lo peor del periodismo sensacionalista de este país, no con un hombre que da conferencia sobre liderazgo, no con el conductor de “Iniciativa México”, no con uno de los elementos más profesionales y premiados de todo Grupo Televisa. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Por qué a Carlos se le ocurrió la genial idea de aventarse semejante puntada? ¿Acaso nadie vio esa grabación antes de salir al aire? Si se trataba de una entrevista de espectáculos, Televisa tiene grandes elementos en sus filas. ¿Por qué no mandaron, por ejemplo, a Mara Patricia Castañeda a platicar con el cantante? ¿Por qué no le asignaron esa nota a alguien que la pudiera manejar? Ahora entiendo por qué Adela Micha era la que siempre se llevaba esta clase de exclusivas. Para hablar con alguien que está viviendo una historia como la de Kalimba se necesita tacto, sensibilidad, oficio. Carlos se portó como el más vulgar de los novatos, se enojó con su entrevistado, lo acosó, lo puso a temblar. ¡Y luego nos aclaró que no lo estaba enjuiciando! ¡Pues cómo le hubiera salido la entrevista si se hubiera atrevido a enjuiciarlo! ¡No me lo quiero ni imaginar! Todo estuvo mal en ese diálogo vía satélite. Todo. Ojalá que alguna escuela de periodismo lo haya grabado porque es exactamente lo que no se debe hacer en televisión. Carlos arrancó la charla con una cara de presentador de “talk show” reclamando: “¡Qué hiciste!” Partió del supuesto de que Kalimba había hecho algo, de que era culpable, de que estaba mal. Así no se puede hacer una entrevista y menos sobre un caso tan delicado. No, pero espérese, la cosa se puso peor porque la idea del señor Loret era que el cantante le dijera: Sí, la violé, le pegué, la gocé, y no sé cuántas otras cochinadas más. Pero como Kalimba jamás dijo lo que quería, don Carlos comenzó a llevarse las manos a la cara (como para que lo analicen en un capítulo de “Lie to me”) y se puso a hablar de penetradas, sangrados, relaciones “fuertes” y de un montón de cuestiones sexuales más… ¡A las 8:35 de la mañana! ¿Así o más puerco a la hora más familiar de toda la agenda de la televisión abierta mexicana? De veras, Carlos nos dio una cátedra de hostilidad, nos mostró un rostro que jamás le habíamos visto, nos dio muchos tema para reflexionar. ¿Por dónde empezamos? ¿Por los juicios mediáticos? ¿Se vale que los medios agarren un caso y lo machaquen hasta acabar con alguien? ¿Usted cree que esto no influye en la impartición de justicia? ¿Usted no cree que esto afecta la vida de cualquier persona? ¿Por qué los medios de comunicación cuando hablan de estos temas presuponen que su entrevistado es culpable? ¿Se da cuenta usted de cómo la televisión nos enseña que toda persona que pasa por un problema legal es, de entrada, culpable? ¿Así cómo es posible que aspiremos a que las cosas cambien en nuestros tribunales? ¿Así cómo queremos que México progrese? ¿A usted no le molesta el contraste entre esta clase de hostigamientos y la impunidad que existe en el mundo real ante narcotraficantes, asesinos y secuestradores? ¿Por qué muchos de los periodistas de la televisión agarran a personajes como Kalimba y los llevan al límite de la desesperación entre gritos y acusaciones, y jamás hacen lo mismo con asesinos confesos, gobernadores corruptos y narcotraficantes capturados? ¿Por qué? ¿Porque se trata de la fuente de espectáculos y las estrellas son ciudadanas de segunda que no merecen el mismo respeto que los políticos y los asesinos? ¿Por qué si Kalimba era una luminaria tan fundamental para la vida de esta nación jamás le hicieron el mismo ruido para hablar, entre otras cosas, de su más reciente disco o de sus presentaciones personales? ¿Y todo para qué? ¿Para que al rato Kalimba acabe bailando “Cuando me enamoro” en “Hoy”, de premio, como otras víctimas de escándalos similares? ¿Qué fue lo que sucedió aquí? Porque Carlos Loret de Mola no es así. Jamás había sido así. ¿Fue por “rating”? ¿Por órdenes superiores? ¿De quién? Fíjese todo lo que puede salir de una mala entrevista de televisión. ¿Pero sabe qué es lo que más me duele de esta historia? Que como muchos medios no quieren o no puede hablar de otros temas, ya se agarraron a esta figura de la música para distraernos. Kalimba es la Paulette de enero de 2011 y nos la vamos a pasar hablando de él una larga temporada. Acuérdese, hasta el mismo Carlos nos prometió que iba a entrevistar a la supuesta víctima del cantante el próximo lunes. ¿Eso es lo que usted y yo queremos que nos informen en los noticiarios nacionales? ¿Nuestro país está tan bonito y tan en calma que a falta de noticias se va a crear todo un serial de los problemas legales de Kalimba?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.