Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

DESCANSE EN PAZ

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA DESCANSE EN PAZ El miércoles fue uno de los días más tristes de mi carrera: FX transmitió el último capítulo de la última temporada de “Nip/Tuck”, una de las series más maravillosas de todos los tiempos. ¿Y? ¿Qué tiene esto de triste? Mucho. “Nip/Tuck” se fue con más pena que gloria, con casi nada de publicidad y a millones de años luz de su transmisión en Estados Unidos. ¡Su capítulo final se podía conseguir legalmente en DVD desde hace meses! Se me hizo muy injusto, un ejemplo para entender que urge hacer algo con el tema de la distribución de series extranjeras para que no tarden tanto en llegar a nuestro país. No, y ni hablemos del compromiso de la prensa de espectáculos. Casi nadie se fijo en esta noticia. ¡Ah, pero no hubieran sido Kalimba, el J.J. o Laura Bozzo porque entonces sí hasta hubieran hecho programas especiales! ¿A poco no? Estoy muy afectado en lo personal y en lo profesional con este desenlace. Siento, como cuando se acabó “Lost”, que aquí se rompió una taza, que las cosas nunca van a volver a ser las mismas. Algo se me fue con “Nip/Tuck”. Todavía me acuerdo cuando se estrenó en el cable y las antenas directas al hogar. Fue en medio de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Nadie se había fijado en ella porque todo el mundo estaba viboreando las doctas aportaciones que los comediantes mexicanos suelen hacer en esta clase de eventos especiales, pero yo la descubrí y la adoré. “Nip/Tuck” es el retrato más macabro que jamás de ha hecho de lo bajo que podemos caer como personas y como sociedad en nuestra búsqueda de la perfección. Por eso fue fantástico lo que sucedió en el último de sus capítulos. Ahí se demostró que verse perfecto no necesariamente significa que lo seas, y se jugó con la vida y con la muerte. No le voy a vender trama porque tengo la ilusión de que usted vea alguna retransmisión o de que compre todas las temporadas de esta serie en DVD, pero fue un gran final. Hubo momentos de profunda dulzura, momentos súper difíciles, momentos de unión y momentos de separación. Y acabó bonito. Como caso médico, tuvimos la historia de un actor porno de 73 años que quería quitarse una cicatriz para seguir triunfando en la industria de las películas para adultos. No, no le voy a decir lo que pasó con él pero fue muy aleccionador, como todo lo que pasó en esta serie que a lo largo de todas sus temporadas navegó del canal Fox a FX. Descanse en paz “Nip/Tuck”. La voy a extrañar, especialmente ahora que la consigna es regresar a los “talk shows”. Descanse en paz. ¿Y qué hay de nuevo en la tele? Una muy agradable sorpresa por parte del canal UTILÍSIMA: “El toque de Aquiles”, una nueva versión de este joven clásico conducido por nuestro paisano Aquiles Chávez. En el remoto caso de que usted no tenga ni la menor idea de lo que le estoy escribiendo, déjeme lo pongo en antecedentes. Primero, el mercado de los programas de cocina está lleno de propuestas, pero casi todas son iguales. Hacía falta algo más irreverente, chistoso, original. Segundo, Aquiles Chávez es un chef muy joven y simpático, creo que de Tabasco, que tiene una imagen muy trabajada (su bigote es inconfundible), que se las sabe de todas, todas, en materia de gastronomía, y que maneja algo que casi nadie usa: sentido del humor. Y tercero, “El toque de Aquiles” era el programa que Aquiles Chávez ya tenía en UTILÍSIMA. Esto es importante porque UTILÍSIMA es un canal que sólo le apuesta a lo bueno y que es visto no sólo en México sino en toda América Latina. La nueva versión de “El toque de Aquiles”, que se estrenó el martes pasado, es todo esto que le acabo de contar pero multiplicado a la ene potencia. Aquiles está mejor que nunca, más chistoso, con más producción, con más recetas y con más innovaciones. Su programa pinta para ser el mejor en su tipo de toda nuestra región del continente. Es una revelación. ¿Qué tiene que no tengan “El sabor del chef”, “El sazón de la vida” o la sección “La cocina de Yolo” de “Venga la alegría”? Un montón de cosas, entre ellas, público en vivo, interacción perpetua y otro tipo de propuesta musical. ¿Qué tiene esto de espectacular? Más de lo que usted se imagina porque la mayoría de los espacios de cocina se hacen grabados o en solitario para impedir que la gente se dé cuenta de ciertos trucos que los conductores aplicar para que no se note que no son tan perfectos como parecen. Cuando hay público en vivo, la cosa cambia. Hay transparencia, hay honestidad y hasta se pueden resolver esas dudas que nunca faltan y que pocas veces se responden cuando se está ante un programa de esta naturaleza. Busque “El toque de Aquiles” en la guía electrónica de sus sistema de televisión de paga, se la va a pasar muy bien cocinando, riendo, aprendiendo y saboreando con alguien muy dinámico, alegre y simpático: Aquiles Chávez. Se lo recomiendo.


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.