Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

LA CONFERENCIA DE CARMEN Y LA TV

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA LA CONFERENCIA DE CARMEN Y LA TV Estoy escandalizado porque ningún canal de televisión abierto, de paga, público o privado de México transmitió ayer, en vivo, la conferencia de prensa de Carmen Aristegui. Y esto incluye a todos los sistemas noticiosos de nuestra nación. Si no hubiera sido por internet, yo creo que nadie se hubiera enterado, en directo, de lo que la exconductora de “MVS Noticias” estaba diciendo en la Casa Lamm. ¿A poco no es como para preocuparse? Sí, yo sé que siempre que se ha interrumpido algún proyecto periodístico en nuestro país muchos periodista se han hecho los desentendidos para no salir perjudicados. Sólo que ahora la cosa es diferente, tenemos otros medios de comunicación y gracias a páginas como Radio AMLO TV y Radio SME, y a redes sociales como Twitter y Facebook, muchas personas recibimos ayer la información que estábamos buscando. Esto hace que la ausencia de ciertas coberturas se convierta en algo todavía más penoso. ¿A poco no? El único medio tradicional que dijo algo casi al momento sobre la conferencia de Carmen fue CNN en Español. Desde las 11:00 horas, su programa Noti-Mujer se la pasó anunciando que se iba a enlazar en vivo a la Casa Lamm, pero mintió. Jamás se enlazó en vivo. Alrededor de las 11:46, cuando el evento había concluido, Glenda Umaña, una de las conductoras de ese espacio, mandó cámaras y micrófonos al Distrito Federal. ¿Y qué fue lo que vimos? A la corresponsal Krupskaia Alis, bastante nerviosa, mandando a un fragmento de unos cuantos minutos, grabado, del discurso de Carmen Aristegui. ¿Pero sabe qué fue la gota que derramó el vaso? Que en un imperdonable error técnico, Glenda, Krupskaia o vaya usted a saber quién, tenía el micrófono abierto y, mientras la pantalla se iba a negros, dijo: “Pero no vamos a decir apoyo ni nada. No podemos decir eso, ¿no?” ¿Así o más claro que el tema de la salida de Carmen Aristegui es incómodo hasta para un medio tan libre como CNN en Español? A lo mejor yo no tengo la más mínima noción de lo que es noticia y de lo que no. A lo mejor lo de Carmen era completamente intrascendente. Dígame entonces, usted, por favor, ¿por qué al caso Kalimba se le dio una cobertura, en vivo, tan espectacular? Acuérdese. Hasta hubo canales que interrumpieron sus transmisiones regulares. ¿Por qué con Kalimba sí y con Carmen no? ¿Kalimba sí era noticia y Carmen no? ¿Ahora entiende cuando le digo que estoy escandalizado? COMO DICE LA FLOJERA Desde hace dos semanas, El Canal de las Estrellas está transmitiendo los martes y los jueves, en el lugar de “La rosa de Guadalupe”, un programa súper raro titulado “Como dice el dicho”. Lo veo, lo veo y por más que lo veo, no le encuentro algo que justifique su existencia. Los programas unitarios tipo “Mujer, casos de la vida real”, “La rosa de Guadalupe”, “Lo que callamos las mujeres” y “A cada quien su santo” existen porque, o le dan soluciones a la gente para resolver cierto tipo de problemas o porque le dan consuelo, esperanza. “Como dice el dicho” no le da nada a nadie, no alimenta nuestro espíritu. Nada. Es contar historias a partir de refranes populares. ¿Y eso qué? Se pudo haber hecho lo mismo con las barajas de la lotería, con los nombres de las calles de la Ciudad de México o con los platillos del menú de Sanborn’s y hubiera dado lo mismo. Qué pena tener que decir esto porque la responsable de esta producción es Genoveva Martínez, una ejecutiva a la que yo admiro mucho pero que, al parecer, se fue de TV Azteca a Televisa nomás para perder el tiempo. Y es que el tema, aquí, no es televisivo, es empresarial. “Como dice el dicho” está al aire porque hay una guerra de a ver quién desmantela a quién entre Televisa y TV Azteca. Fuera de esto, haga de cuenta que no existe. Lo más doloroso, como en toda esta historia de gente que va y viene de un canal a otro, es el golpe para las personas que jamás se han movido. ¿Se imagina usted cómo se sienten las producciones de Silvia Pinal, de “La rosa de Guadalupe” y las personas que llevan años proponiendo proyectos en el interior de Televisa al ver que las oportunidades se las dan a la gente que llega de fuera? Es horrible, porque, además, lo que hacen no tiene identidad. ¿O qué, acaso usted, cuando mira “Como dice el dicho”, siente que está viendo una producción de Televisa? ¡Claro que no! “Como dice el dicho” huele a Azteca 13. ¿Y quién quiere ver un programa de Azteca 13 en El Canal de las Estrellas? Y, lo peor de todo, ¿quién lo quiere ver intercalado con algo tan sagrado y posicionado como “La rosa de Guadalupe”? Qué se me hace que aquí se va a repetir la historia de “Central de abasto” y que esto, en cualquier momento, va a tronar. ¿Sabe usted lo que significaría para la carrera de una productora como Genoveva Martínez? ¿Sabe usted lo que significaría para toda la gente que se fue con ella?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.