Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

EL TRIUNFO DE TELEVISA

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA EL TRIUNFO DE TELEVISA El estreno de “Una familia con suerte” es uno de los acontecimientos más importantes de la temporada. ¿Por qué? Porque representa el triunfo más brutal de Televisa sobre TV Azteca. “Una familia con suerte” es una nueva versión de “Los Sánchez” que, a su vez, era un “remake” del formato argentino “Los Roldán” que, como usted sabe, se ha puesto en pantalla, con éxito, en diferentes lugares del mundo. ¿Por qué le digo que este lanzamiento representa el triunfo más brutal de Televisa sobre TV Azteca? Porque, por primera vez en años, Televisa salió sin nada, absolutamente nada, de competencia por parte de la televisora del Ajusco. Antes, por la más elemental dignidad, los señores de Azteca Novelas empataban algún estreno para diluir el impacto de las nuevas telenovelas de Televisa. O, en el peor de los casos, anunciaban el comienzo de una nueva etapa en alguno de sus melodramas seriados o preparaban algún capítulo muy especial para no verse tan mal. Ahora, nada, no hicieron nada, y lo que más duele es que “Los Sánchez” era parte del patrimonio literario del consorcio de Ricardo Salinas. Una televisora es muchas cosas pero, ante todo, es el conjunto de historias que ha contado con el paso de los años. Televisa, por ejemplo, es “Senda prohibida, “Gutierritos”, “Corazón salvaje”, “Yesenia”, “Mundo de jueguete”, “Rina”, “Los ricos también lloran”, “Colorina”, “Cuna de lobos”. ¿Qué es TV Azteca? TV Azteca era “Mirada de mujer” y se la quitaron. Era “Cuando seas mía” y se la ganaron. Era “Los Sánchez” y mire lo que está pasando. Una televisora que no respeta (ni retiene) su patrimonio literario es una televisora sin memoria, sin futuro. Televisa lo supo hacer muy bien porque con el lanzamiento de “Una familia con suerte” nos está mandando un mensaje bastante claro de su posición y de su competencia. Además, va a triunfar. “Los Roldán” es un formato a prueba de balas, es una historia ideal para la triste realidad del México de hoy y Juan Osorio (“Salomé”) la ha catapultado a unos niveles magistrales. “Una familia con suerte” narra las aventuras de una familia muy humilde que, por un accidente del destino, se convierte en millonaria. Es como “El premio mayor” pero mucho más estudiada. ¿En que me baso para decirle que esta historia es ideal para el México de hoy? Porque nuestra pobre gente está desesperada: tragedias por todas partes, crisis, miedo, desesperanza. “Una familia con suerte” es más o menos como “Hasta que el dinero nos separe”, una telenovela donde lo mismo hay amor que humor, música, belleza, actuaciones especiales y, lo más importante de todo, una inyección de optimismo. Si comparamos con detenimiento el trabajo que Juan Osorio está haciendo con el de Argentina, Colombia o TV Azteca, vamos a encontrar sorprendentes aportaciones. Aquí se fortaleció a los personajes con más y mejores antecedentes, se perfeccionó la historia, se establecieron lazos con una cantidad impresionante de anunciantes (incluyendo gobiernos estatales), hay un reparto riquísimo y la banda musical es un agasajo. Yo, nomás con haber visto a Ana Bárbara cantando y a todos esos actores siguiéndole la coreografía en el capítulo uno, caí rendido a los pies de esta telenovela. Ni hablemos de la súper rola de Alejandra Guzmán ni del tema de Pancho López (¿A usted no se la hace ingeniosísimo haberle puesto así al protagonista de un programa mexicano?) ¿Y qué me dice de la escena del intento de suicidio de la millonaria? Jamás, en la historia de este formato, se había hecho algo tan espectacular. Es cine, cine popular, cine cómico. Jorge Fons (“El callejón de los milagros”), Salvador Sánchez (“Serafín”) y Aurelio Ávila Arriaga (“Mi pecado”) dirigiendo comedia del pueblo para el pueblo. Un aplauso para los adaptadores Marcia del Río (“Yo no creo en los hombres”), Alejandro Pholenz (“Dos mujeres, un camino”) y Antonieta “Calú” Gutiérrez (“Velo de novia”), por favor. Qué gran cátedra de humildad por parte de Juan Osorio, de sus directores, de sus escritores y de su equipo de colaboradores porque viniendo un éxito como “Mi pecado” hubiera sido muy fácil continuar por ese camino. Pero no, supieron entender que las necesidades de entretenimiento del público de las 20:00 horas (“Llena de amor”) son otras y a manera de reto cambiaron de tono y de estilo sin sacrificar nada de calidad. Por si esto no fuera suficiente, ¿ya se dio cuenta del enorme respeto hacia la tradicional familia mexicana que hay aquí? Yo estoy muy gratamente impresionado con este proyecto y, conforme pasen las semanas, le iré escribiendo más de él y de la valiosísima colaboración de algunos de sus actores. Hoy, por lo pronto, el mensaje es triunfo, de triunfo empresarial y del triunfo de un productor con visión. ¡Muchas felicidades a Televisa por este lanzamiento! ¡Les va a ir muy bien!


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.