Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

EL VETO A “LAS LAVANDERAS”

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA EL VETO A “LAS LAVANDERAS” Estoy bastante preocupado y molesto con un asunto que se está presentando en la televisión y que sí es como para pedir la intervención tanto de las autoridades como de los anunciantes: “Las lavanderas”. ¿Quiénes son “Las lavanderas”? Dos personajes surgidos del programa “El club” de Televisa Monterrey que aparecen semana a semana en Telehit con una emisión francamente espantosa. ¿Por qué? Porque no es que sea populachera, es grosera. Porque no es que sea irreverente, es vulgar. Porque no es que sea propositiva, es amateur. Para no hacerle el cuento largo, después de ver “Las lavanderas” a uno lo menos que le dan son ganas de salir a matar mujeres. Es un tema muy delicado de reforzamiento de estereotipos negativos y promoción del odio que a lo mejor está bien para un show de cabaret o para un podcast, pero que contradice las campañas de valores de todo Grupo Televisa y que atenta contra las mismísima televisión. ¿Qué pasa con “Las lavanderas”? Que desde hace un rato dejaron de salir en el programa del que surgieron en Monterrey. Nadie sabe con certeza si es porque no han querido, porque los ejecutivos de esa televisora decidieron retirarlas de la pantalla o porque siempre y sencillamente estas dos chicas (Karla Panini y Karla Luna) están tan ocupadas haciendo negocios con Telehit y en diferentes puntos de la república que no han tenido tiempo de atender a su público original. El caso es que la semana pasada, en una mezcla de trepársele al patrón y truco publicitario, “Las lavanderas” comenzaron a manejar, en diferentes producciones de Televisa Monterrey, que estaban vetadas. Y no sólo eso, aparentemente se pusieron a convocar a la sociedad para que hicieran una marcha en la Macroplaza de la capital del estado de Nuevo León para exigir su regreso a “El club”. Mire, cuando una persona está vetada de Televisa, está vetada. No entras a las instalaciones, prohibido mencionar tu nombre, adiós. “Las lavanderas” no pueden manejar este concepto porque evidentemente no están vetadas de la empresa, porque al hacerlo se están burlando de las personas que sí están vetadas y porque con todo esto están jugando con una de las estrategias más polémicas de Televisa. ¡Cuidado! Esto es una bomba a nivel interno. Y segundo, no sé qué piense usted, pero a mí se me hace una burla que a la gente de Monterrey, que tiene tantos problemas, que se le está pasando tan mal y que tiene decenas de pretextos para salir a marchar, se le pida que salga a la Marcoplaza a exigir algo tan superficial como el regreso de estos personajes. “Las lavanderas” no son “Presunto culpable”. “Las lavanderas” no son Carmen Aristegui. “Las lavanderas” no son ni los familiares de la Guardería ABC ni los de las muertas de Juárez. ¿De qué se trata? Desde la perspectiva de la ley de radio y televisión, están cometiendo faltas imperdonables. Como para ir a Gobernación y cuestionar. Desde la perspectiva social, esto es un insulto para Monterrey, sus habitantes, su televisión y no sólo para ellos, para todas las personas que han tenido una razón válida para salir a marchar. Yo no sé si esto es una broma, un truco publicitario o si tiene algo de verdad, pero lo que sí sé es que está jugando con fuego, que refleja una ausencia de autoridad gravísima en Televisa Monterrey y que dice cosas muy tristes del pueblo de Nuevo León. El horno no está para bollitos, no podemos combatir el odio con el odio. Por eso tengo sentimientos encontrados con “Bully beatdown”, uno de los más recientes estrenos del canal MTV. ¿Qué es “Bully beatdown”? Una mezcla de formatos de televisión real y deportiva en donde, se supone, se quiere combatir el acoso (“bullying”) que muchas personas reciben en lugares como escuelas, oficinas y restaurantes. ¿En qué consiste? En toda historia de acoso hay dos partes: el acosador y la víctima. El acosado es que el insulta, el que pega, el que atenta. La víctima, el que recibe los insultos, los golpes y que, incluso, llega a morir porque no quiere o no se sabe defender. Ahí es donde aparecen los señores de “Bully beatdown”. Si usted es víctima de acoso, les llama, ellos van con su acosador y lo retan a que, a cambio de una apuesta económica, demuestren si son tan “machitos” peleando contra un hombre de su tamaño que resulta ser un luchador profesional de artes marciales mixtas. Al final, el acosador es humillado y golpeado en un cuadrilátero especial con público en vivo en el mejor estilo de “El club de la pelea”. Como espectáculo es muy vistoso y está muy bien hecho. Como asunto social, sí es preocupante. ¿Se debe combatir al “bullying” con algo todavía más rudo y sanguinario? ¿A partir de ahora el “bullying” va a dejar de ser un conflicto y se va a convertir en un bonito divertimento? Aquí está pasando algo, algo que tenemos que discutir. ¿A poco no?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.