Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

CRÍTICA A LOS PREMIOS TVYNOVELAS

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA CRÍTICA A LOS PREMIOS TVYNOVELAS Ah, qué buen chisme éste de los Premios TVyNovelas que se transmitieron la noche del domingo pasado por El Canal de las Estrellas. Que si tuvieron mucho “rating”, que si fueron un cañonazo en Twitter, que si debió de haber ganado “Teresa”. Pues será el sereno pero fueron los mejores Premios TVyNovelas de todos los tiempos. Jamás habíamos visto una ceremonia tan ordenada, tan bien conducida, en un escenario tan espectacular y tan bien traducida a los términos de la televisión abierta. Todo fluyó como tenía fluir, el programa comenzó y acabó a tiempo, los musicales estuvieron de lujo y las escenas que se utilizaron para ilustrar cada terna estuvieron muy bien escogidas. Compare los TVyNovelas de este año con los del año pasado o con los de ediciones anteriores y nada que ver. ¿Y qué me dice si los comparamos con los Premios Telehit, los Televisa Deportes, los Furia Musical o con cualquier ceremonia similar de cualquier otro país latinoamericano? ¡Salimos ganando! Le guste a quien le guste o le moleste a quien le moleste, estos Premios TVyNovelas estuvieron bastante bien y sí, son la gran fiesta de la televisión mexicana. Por supuesto, al igual que con el Oscar, los Goya o el Emmy, siempre hay tela para cortar con los errores técnicos, con la omisiones y los detalles de color. ¿Puede haber algo más viboreable que Juan Carlos Barreto le haya dado las gracias a TV Notas, en lugar de a TVyNovelas, cuando recibió su premio? ¿Puede haber algo más criticable que los problemas de sonido, el caos de la alfombra roja, los chistoretes del libreto o la ropa de algunos de los asistentes? Pero lo importante no es eso sino que los premios funcionaron: convocaron a millones de espectadores en México y diferentes lugares del mundo, generaron un ruido ensordecedor y vendieron lo que quisieron. Además, seamos honestos. ¿No fue mejor la conducción de Alan Tacher y Jacqueline Bracamontes que la de James Franco y Anne Hathaway en el Oscar? ¿No fue más gratificante confirmar que aquí, a diferencia de lo que sucedió la semana pasada en el Oscar, el gran público sí había visto los títulos que estaban compitiendo? Obviamente estamos hablando de industrias, de formatos y de presupuestos muy diferentes pero, la verdad, no andamos tan perdidos. Ya quisieran muchas entregas de premios de muchos canales de televisión de muchos países tener la mitad del impacto que nuestros Premios TVyNovelas. Por si esto no fuera suficiente como para adorarlos, “Para volver a amar” arrasó con las estatuillas y eso es como para ir y darle un abrazo a Juan José Origel. ¿Por qué? Porque “Para volver a amar” fue, en efecto, la mejor telenovela de 2010 pero, además, fue la producción más castigada de Televisa: pésimo horario, pésima promoción y mucha mala onda para no permitir que se alargara y cerrara en grande. A pesar de esto se impuso la calidad y ganó. ¿No es maravilloso? No. Sí, dije que no. Los Premios TVyNovelas han alcanzado un punto óptimo como programa de televisión pero siguen siendo una desgracia como entrega de reconocimientos. Se lo voy a decir con todas sus letras: en este negocio hay dos tipos de premiaciones, las que reconocen la calidad y las que reconocen la popularidad. Los TVyNovelas son un híbrido nefasto donde a la pobre gente se la traen como mensa votando por mil y un canales para que al final la decisión quede en manos de un puñado de empleados y de amigos de Televisa. En consecuencia, ni el público ni los especialistas acaban felices y todo termina siendo como una fiesta interna del consorcio de Emilio Azcárraga Jean. Antes, se le daban premios a las telenovelas extranjeras, a muchos otros eslabones de la cadena de producción de los melodramas seriados (como los escritores) y hasta alguna estrella de “la competencia” se había alcanzado a llevar algún un reconocimiento (Bárbara Mori). Ahora, que hay tantas telenovelas tan padres en tantos canales, nada. ¿Por qué no tener la humildad de reconocer que “El clon” fue una joya? ¿Por qué no celebrar la llegada del binomio Argos-Cadenatres a esta industria con algún premio para “La Aparicio”? ¿Y qué opina de las ternas? ¿A usted no se le hicieron rarísimas? ¿O del poder de convocatoria? ¿A usted no le dio coraje que Fernando Colunga ganara y que no fuera? ¿Y qué le pareció el criterio de selección de “El lanzamiento estelar”? ¿Le quedó claro? Si no atendemos esto, que es tan básico, jamás vamos a salir de la mediocridad. Urge definir si los TVyNovelas van a ser un premio interno, un galardón a la calidad o un reconocimiento a la popularidad. Urge que ya no parezca la fiesta de un solo personaje o de una sola empresa. Urge que al final todos acabemos felices porque, qué pena tener que decirlo, a pesar de que vimos la mejor transmisión de todos los tiempos, hubo y hay muchas quejas. ¿A poco no?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.