Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

CUANDO ME ENAMORO, SHERLOCK Y LUCHO

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA CUANDO ME ENAMORO, SHERLOCK Y LUCHO Hay muchas cosas qué comentar del final de “Cuando me enamoro” que se transmitió la noche del domingo pasado por El Canal de las Estrellas. Primero, ya es hora de decirlo: es una grosería que nuestras dos máximas televisoras no tengan una programación fija, de gala, para los domingos por la noche. Sí, ahí viene un nuevo “reality” musical infantil por parte de Televisa ¿pero de qué nos sirve si es televisión por temporadas? No y ni hablemos de “Extra normal” (Azteca 13) y de su colección de tonterías porque entonces sí nos ponemos a llorar. “Extra normal” no tiene categoría ni para ser un programa nacional, ni para ser dominical ni para nada. Hace varias semanas dijeron, por ejemplo, que en el estado de Chihuahua había problemas con el crimen organizado porque los chihuahuenses estaban pagando el karma de que ahí habían matado a Miguel Hidalgo. ¿Así o más delicado? El caso es que los domingos están muertos. ¿Por qué nadie se arriesga e invierte en un gran proyecto fijo considerando que ese día, por la noche, es cuando toda la familia está reunida frente al televisor? ¡Por qué! Segundo, el tremendo éxito de todos los finales telenoveleros y eventos especiales que Televisa ha estado programando los domingos por la noche en XEW-TV nos habla de una tremenda necesidad de entretenimiento melodramático. ¿Por qué si todo vuelve, no vuelven las grandes telenovelas dominicales como algo fijo y de calidad que no pudiera unir a todos los que amamos el entretenimiento popular? ¿Por qué no vuelve algo como “Domingos Herdez” con “Yesenia”, “La recogida” y aquellas enormes producciones que marcaron una época? Ya no podemos seguir jugando a los domingos de relleno. Si usted quiere, no por calidad, por negocio. Haga cuentas de todo el dinero que le está dejando de entrar a Televisa y a Azteca por no invertir, por no arriesgar. Y es qué, sí son muy bonitos los finales telenoveleros en domingo pero también son un descontrol para la industria. Póngase a pensar en los pobres escritores que desde que arrancan sus historias se supone que las tienen estructuradas para acabar en viernes por la noche. Póngase a pensar en los actores, directores y productores. ¿Cómo le hacen para estirar aquello sin arruinarlo? ¿Cómo lo venden en el extranjero? Un pegote así, de más de dos horas, le arruina la parrilla de programación a cualquier televisora. ¡No se vale! Ahora, ¿cómo estuvo el final de “Cuando me enamoro”? Bien, pero mal. Bien porque estuvo lleno de grandes escenas de acción, de esos detalles de color que le encantan al público y porque los castigos para los villanos fueron deliciosos. Mal porque yo siento que Televisa no le hizo justicia ni a Silvia Navarro ni a Juan Soler que son dos de los más grandes talentos de la industria telenovelera a nivel continental. Y no hablo nada más del desprecio que les hicieron en los premios TVyNovelas. No, hablo de la promoción en general del desenlace de esta historia, de su papel como estrellas del consorcio de Emilio Azcárraga. Si hubiera sido cualquier otra pareja, los hubiéramos visto por aquí y por allá recibiendo aplausos y felicitaciones. Como fueron Silvia y Juan, la única que alcanzó reconocimiento en la opinión pública fue Rocío Banquells. ¡Qué mala onda! Por último, para cerrar el caso “Cuando me enamoro”, yo quiero felicitar a las escritoras Martha Carrillo, Cristina García y Denisse Pfieffer por el espléndido trabajo que hicieron sobretodo en la última parte de su adaptación. No cualquiera puede traer un clásico al siglo XXI y si no me cree, échele un ojo hoy, a las 21:00, por el canal BBC Entertainment, al estreno de “Sherlock”, una joya que nadie se puede perder inspirada en las obras de Sir Arthur Conan Doyle (Sherlock Holmes). Yo ya vi parte de este material y le juro que es lo máximo. Es Sherlock Holmes en la actualidad pero perfectamente bien adaptado. Usted lo ve y no sólo se emociona, jura que fue escrito para el público de 2011. Lo que es tener a grandes escritores al frente de un proyecto. Lo que es saber hacer las cosas. Porque es una televisión tan efectiva, tan entretenida, tan madura. Si a usted le gustan las series, los clásicos y el espectáculo, prométame que no se la va a perder. “Sherlock” es tan buena que, al menos para mí, ya es una de mis nuevas series favoritas. Ojalá que también lo sea para usted. Y ya que andamos en otros niveles de televisión, hoy me despido con un dato que me dejó con la boca abierta: Azteca se acaba de asociar con la casa Corazón Films (“Todo el poder”, “Amar te duele”, “Niñas mal”) para la producción de lo que será su primera gran serie familiar de comedia que va a llevar por título “Lucho en familia” y que se va a transmitir por Azteca 7. Y Corazón Films no es cualquier cosa así que prepárese porque aquí podría suceder algo bueno. ¿A poco no?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.