Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

¿QUIÉN DIJO QUE NO HAY OPCIONES?

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA ¿QUIÉN DIJO QUE NO HAY OPCIONES? Muchas personas insisten en que la televisión mexicana es de un solo canal, que no hay nada que ver, que no hay opciones. ¿Pues qué televisión están mirando, eh? Claro que hay opciones, todo es cuestión de agarrar el control remoto y navegar, tanto por los canales de la televisión abierta como por los de la televisión de paga. Esperar a que El Canal de las Estrellas o Azteca 13 nos resuelvan la vida es verdaderamente patético. Atrévase a salir del pan con lo mismo. Atrévase a conocer otros lenguajes, otros canales. Hay uno que me tiene enloquecido de felicidad, se llama TVC y se puede ver en todo el país por diferentes cableras. Seguramente usted ya lo conoce porque se trata de una señal con varios años en el mercado, pero haga de cuenta que el TVC que tenemos ahora es otro, nuevo, maravilloso. Es como un canal de televisión abierta, pero en el cable, con noticiarios, series, películas, telenovelas, deportes, programas de revista y más, mucho más. ¿Cuál es la diferencia? Que cuando uno lo sintoniza es tratado con respeto. En el nuevo canal TVC no hay estupideces, hay contenidos, hay calidad. Y no, no se vaya usted a imaginar una señal hiper-densa como ForoTV. En TVC hay inteligencia pero la gente también se divierte. “Mujeres en TVC” es el mejor programa de revista de toda la televisión privada mexicana, “Sazonarte” es un agasajo, “El color de México” está padrísimo, Domésticos y salvajes” (con el gran Roberto Rojo) es una obligación y hay muchas cosas positivas que le podría decir de las producciones propias de esta señal. Pero hoy yo quisiera hablarle de sus series importadas porque estoy convencido de que representan algo importante para los televidentes de este país. ¿Por qué? Porque no son las típicas series de las mismas tres casas distribuidoras que surten a Televisa y Azteca. Son producciones entretenidísimas de otros países del mundo, que cuentan historias que nadie más está contando y que le van a gustar mucho cuando las vea. ¿Como cuáles? Como “El enano”, “La colonia”, “Herederos” y “Abuela de verano”, por mencionarle sólo las más representativas. ¿Qué es “El enano”? Es una serie de televisión peruana sobre todo lo que pasa en un periódico sensacionalista. ¡Y qué cree! Es cierto. Así se trabaja en este tipo de publicaciones, así se toman las decisiones, así se las gastan. “El enano” es como “Rumores”, aquella legendaria serie regiomontana de 2001, pero con un presupuesto de verdad, un reparto internacional y una propuesta que nos divierte. “La colonia” es una alucinación exquisita, es un programa cómico de Chile, de corte popular, que a partir de la vida en la época de La Colonia, se burla de todo y de todos. Es como “La parodia” o “El privilegio de mandar” pero de época y versión Cono Sur. Uno se ríe muchísimo y se sorprende. ¿De qué? De que algo que suena tan distante y aburrido como la época colonial pueda ser el origen de un espectáculo de comedia, pero así es y funciona. Ya nomás con estos dos títulos usted y yo tenemos mucha tela de dónde cortar. ¿Por qué a nadie se le había ocurrido, a nivel nacional, hacer algo sobre las publicaciones sensacionalistas si en México son poderosísimas? ¿Por qué aquí, cuando hablamos de historia y de producciones de época, sólo hablamos con solemnidad? ¿Por qué no nos podemos reír de nuestro pasado? ¿Por qué no podemos salir de los mismos formatos de siempre? ¿Qué le puedo decir de “Herederos”? Que es una obra maestra de la televisión española, tanto que Azteca 7 la tiene contemplada para estrenarla en los próximos meses. A lo mejor usted también la vio por el canal TVE y si no, le cuento: “Herederos” es una serie que narra los enredos de una familia muy poderosa que tiene que ver con el negocio de los toros. Y no sabe usted qué enredos: intrigas, malas ondas, traiciones, secretos. Es buena porque está bordada a mano a nivel libretos, a nivel actuaciones y dirección, pero es todavía mejor porque lo que nos plantea aplica perfectamente bien a lo que estamos viviendo como país. Cualquier parecido con cualquier familia poderosa mexicana es mera coincidencia. ¿Y “Abuela de verano”? ¿Qué hay de “Abuela de verano”? Mucho. ¿Se acuerda usted de “Los Serrano”? Bueno pues haga de cuenta que estamos ante ese mismo tipo de televisión: una serie súper-bonita de valores familiares. “Abuela de verano” es la historia de una escritora muy llena de vida, muy peculiar, que decide invitar a todos sus nietos a pasar con ella las vacaciones de verano sin celulares, sin tecnología, pero con toda la intención de integrarse, de pasarla bien. Y el resultado es tan hermoso que, de veras, usted tiene que verla para creerla. ¿Quién dijo que no hay opciones? México está lleno de agradabilísimas sorpresas. El nuevo canal TVC es tan sólo una de ellas y yo se lo recomiendo de todo corazón.


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.