Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

LA REINA DE MÉXICO

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA LA REINA DE MÉXICO No lo vamos a discutir, “La reina del sur” es un fenómeno. A menos de dos semanas de su estreno en México se ha convertido en uno de los programas de televisión mas visto de todo nuestro país. La gente habla de ella, opina, le gusta, siente miedo por el asunto del narcotráfico, polemiza. ¡Hasta los piratas la están vendiendo por adelantado con capítulos bajados de Estados Unidos! ¿Cuándo había visto usted algo así? Independientemente de todo lo que se ha dicho de esta emisión, yo quisiera detenerme en tres puntos que considero fundamentales: nuestra imposibilidad para hacer una telenovela como ésa, lo que “La reina del sur” está provocando entre México y Estados Unidos, y el futuro. Se lo voy a decir con todas sus letras: ninguna casa productora mexicana hubiera podido hacer algo como esta producción de Telemundo. ¿Por qué? Porque los mexicanos no le permitimos lo mismo a las telenovelas extranjeras que a las nacionales y porque hemos perdido la noción de lo que significa hacer una adaptación televisiva. Ni el público ni los anunciantes de este país hubiéramos aceptado que Televisa, Azteca o Argos-Cadenatres nos hubieran salido con un contenido de esa naturaleza. Será por hipócritas, por mochos o por lo que usted quiera, pero cuando se trata de emisiones nacionales, lo único que aceptamos, es lo viejo, lo disparatado, lo conservador. Y si le hubiera tocado a algunos de nuestros productores realizarla, hubieran metido a una actriz vieja y operada a interpretar a la protagonista, hubieran llenado aquello de albures y hubieran vendido lo que hubieran podido. ¡Hubiera sido una desgracia! ¿Se imagina “La reina del sur” en versión Televisa? Y no nos vayamos tan lejos, ¿qué hubiéramos hecho en México con “¿Dónde está Elisa”, con “Doña Bárbara” o “El clon”? ¿Las hubiéramos respetado? ¿Las hubiéramos dejado existir? ¿Nos hubieran salido tan bien? Fíjese nada más lo atrasados que estamos y lo bajo que hemos caído como público y como industria televisiva. ¡Qué buenas telenovelas nos están llegando de Telemundo! ¡Qué triste lo que nos está pasando aquí! ¿A qué me refiero cuando le hablo de lo que está sucediendo entre México y Estados Unidos gracias a “La reina del sur”? A que por primera vez en la historia, la televisión en español no va de México a Estados Unidos sino de Estados Unidos hacia México. Esto es un notición porque significa que la comunidad latina de los Estados Unidos se ha vuelto poderosa, que ha aprendido a hacer las cosas bien y que en cualquier momento nos arrebata el mercado. Jamás una telenovela extranjera se había estrenado con tanta premura en nuestro país, jamás una telenovela hecha en otra parte se había visto más mexicana que las telenovelas mexicanas y jamás un melodrama estadounidense había provocado que las familias de aquí se unieran con las de allá para comentar lo que están viendo en la tele. Antes, las familias de allá le llamaban a las de acá para saber qué iba a pasar en su telenovela favorita. Ahora, con “La reina del sur”, las familias de acá le llaman a las de allá para intercambiar comentarios. ¡Es impresionante! Los mexicanos que vivimos en México y los que viven del otro lado de nuestra frontera norte, que estamos más separados que nunca por una larga lista de vergonzosos conflictos, hoy podemos decir que estamos unidos ¡por una telenovela!, por algo que nos pega directamente en el corazón. Sí es tema. Por eso me preocupa lo que Telemundo va a hacer después de este éxito. No se puede romper la comunicación entre nuestras dos comunidades, este flujo maravilloso tiene que seguir y se tiene que perfeccionar. ¿O usted qué opina? Y es que hacer televisión intercultural tiene su chiste. Si no me cree, nomás échele un ojo a “Mentes en shock”, la serie latinoamericana de producción propia que el canal Fox estrenó la semana pasada y que tiene muchos puntos a favor, pero que también tiene muchos en contra. “Mentes en shock” es una adaptación de la serie “Mental” que Fox hizo hace poco en Colombia con actores de Estados Unidos, sólo que ahora con talentos latinos. ¿Es buena? Por increíble que parezca, es mucho mejor que la versión original. Los libretos son más claros, los actores tienen más fuerza. Objetivamente, es mejor. ¿Cuál es el problema? Por un lado, que a nadie le interesa volver a ver lo que vimos el año pasado y menos si no fue un éxito. Y que “Mentes en shock” es un mazacote de acentos de España, México, Colombia y otros países. Resultado: un caos horrible. América Latina no es un país. Por favor, que alguien se lo diga a los señores de Fox para que no vuelvan a cometer este error y, de paso, para que aprendan de Telemundo que también es una empresa internacional, que hace rato que superó ese problema y que hoy nos está dando cátedras de éxito con “La reina del sur”. ¿A poco no?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.