Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

LO MEJOR Y LO PEOR DE LA BEATIFICACIÓN

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA LO MEJOR Y LO PEOR DE LA BEATIFICACIÓN Todavía no nos terminábamos de reponer de las coberturas de la boda del Príncipe William y Kate Middleton cuando la fuente internacional nos volvió a ofrecer otro espectáculo igual de sorprendente: la beatificación de Juan Pablo II. ¿Qué podemos decir de lo que pasó ahí a nivel mediático? Mucho porque jamás en la historia de la televisión una ceremonia de beatificación había generado semejantes transmisiones. Aquello no fue un evento religioso, fue otro circo, otro negocio, otro Mundial de Futbol. ¿Cuáles serían las diferencias respecto a lo que vimos en la Boda Real? Muy pocas. La beatificación de Juan Pablo II se transmitió prácticamente en el mismo número de canales que el enlace entre el Príncipe William y Kate Middleton, lo único que cambió fue el acento. Aquí, a diferencia de lo de Londres, participaron más señales mexicanas que internacionales y, con el Papa, los que trabajaron no fueron los medios de espectáculos sino los que están especializados en religión. Pero si sacamos las cuentas, el volumen de señales fue casi el mismo, sintonizamos las mismas transmisiones monumentales por internet y se generó el mismo ruido en las redes sociales. A mí lo que me sorprendió fue el cambio de tono. En contraste con la boda real, aquí predominó la solemnidad y la gente de Facebook y Twitter no hizo tantos chistes. Es como si se hubiera tratado de otro público. La televisión mexicana, incluso, se portó a otro nivel. El Canal de las Estrellas y Azteca 13 no se distrajeron ni cortando para transmitir anuncios ni pasando sus tradicionales infomerciales. Se lo tomaron en serio, tan en serio que llevaron lo mejor de su reparto como Joaquín López Dóriga y Valentina Alazraki por parte de Televisa, y Javier Alatorre y Ana María Lomelí por el lado de Azteca. Cualquier cosa que pudiéramos decir a favor o en contra de estas transmisiones ya sería por una cuestión de preferencias personales. Lo hicieron bien. Cuando se trata del Papa, nuestras televisoras trabajan bien. ¿Quiénes cubrieron la beatificación de Juan Pablo II en vivo para México? El orden es alfabético: Aljazeera, Azteca 13, Cadenatres, Canal 24 horas (sólo cortes), CNN en Español, CNN Internacional, Deustche Welle y El Canal de las Estrellas. Además de Euro News, EWTN (la red católica), Fox News, María Visión, Milenio Televisión, NTN24, Proyecto 40, RAI, Telemundo y Televisa Guadalajara. Cero cobertura en directo de las cadenas públicas, Canal 52MX, Telefórmula y ForoTV. Una vez más, los canales inteligentes como Discovery y NatGeo aprovecharon la ocasión para ofrecer documentales que más o menos vinieron al caso. Fue otra jornada extenuante con aportaciones técnicas como la alta definición, pero con una señal oficial particularmente desangelada y sin los grandes estudios de televisión que vimos que se construyeron para el matrimonio del Príncipe William. ¿Qué sería lo interesante de las coberturas más allá del impacto de Televisa y Azteca? La entrega de Televisa Guadalajara y Proyecto 40. ¡Cómo se movieron! Desde una noche antes, Televisa Guadalajara (GDL Televisión) ya estaba transmitiendo misas, programas especiales y todo lo que pudo. Proyecto 40 comenzó dos horas antes que El Canal de las Estrellas y Azteca 13 con lo mejor de “El pulso de la fe” y armó una mesa en sus estudios con Hannia Novell y Roberto O´Farrill donde se hicieron aclaraciones que no se hicieron en ningún otro lado. Cadenatres también se voló la barda empezando mucho antes que Televisa y Azteca intercalando a Pedro Ferriz de Con desde Roma y a Martín Espinoza desde sus oficinas en el Distrito Federal. Fue un gran esfuerzo. ¿Quién más, fuera de los canales ricos, tuvo esa representación en El Vaticano? A esto súmele, por favor, el gran nivel de la cobertura de Milenio Televisión. Sus comunicadores, a diferencia de otros, no se vieron ni como estrellas ni como fieles, se vieron como lo que son, como periodistas. Buenas observaciones, buenas preguntas, buenos comentarios. ¿Cuál sería la parte divertida de lo que vimos el domingo pasado? Los murmullos de los comentaristas de Televisa que cuando querían hablar entre ellos bajaban la voz para que no los oyéramos (¡pero sí los oíamos!), los lentes oscuros del reportero de Telemundo y lo de Telefórmula. A las 6:00 horas, cuando todo el mundo estaba despidiendo sus transmisiones, ellos comenzaron a pasar la nota en el noticiario de Mario Ávila. ¡Ya para qué! Después vinieron las repeticiones, los resúmenes y muchos especiales, algunos de ellos verdaderamente insólitos como el de Televisa… ¡con Esteban Arce! Qué fenómeno, ¿verdad? Todavía no nos terminábamos de reponer de las coberturas de la boda del Príncipe William y Kate Middleton cuando la fuente internacional nos volvió a ofrecer otro espectáculo igual de sorprendente. Igual. ¿A poco no?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.