Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

LA MARCHA, LO QUE SUENA Y LA TV

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA LA MARCHA, LO QUE SUENA Y LA TV Qué pena lo que sucedió el domingo pasado entre la marcha encabezada por Javier Sicilia y la televisión. ¡Pues qué fue lo que pasó! Nada. Salvo casos muy aislados como los de Milenio Televisión, ForoTV, una señal satelital y una que otra marca extranjera, nadie cubrió la nota. Las prioridades eran el futbol, “El Vítor” y los programas sobre fantasmas, pero de la marcha, ni sus luces. ¿Y? A lo mejor usted sabe mucho de esto y me dice que no era obligación de ninguna de nuestras grandes televisoras hacer una cobertura en vivo de este acontecimiento. ¿Ah, no? Entonces explíqueme por favor por qué, en otras marchas, prácticamente todos los canales con sede en el Distrito Federal vistieron a sus reporteros de blanco, los mandaron a cubrir en directo (incluso bajo la lluvia) y organizaron tremendas mesas de análisis en sus estudios. ¿Qué tuvo la marcha de Javier Sicilia que no tuvieron las anteriores? ¿Por qué a otros padres que también perdieron a sus hijos las más grandes corporaciones mediáticas de este país les han ofrecido su apoyo y a este señor, no? Si nunca antes uno solo de nuestros canales nacionales hubiera hecho una cobertura especial de alguna de las muchísimas marchas que se han organizado en contra de la violencia en nuestro país desde los años 90, perfecto, yo entendería el silencio alrededor de lo que sucedió el domingo pasado. Pero tenemos antecedentes y ante eso, más la contrastante entrega que decenas de canales sí mostraron para cubrir en vivo otras noticias como la boda real, la beatificación de Juan Pablo II y el reporte de la muerte de Osama Bin Laden, nuestra imaginación puede ir y venir tratando de encontrar respuestas. ¿Será que a estas alturas del partido a Televisa y Azteca no se les hace importante que decenas de miles de personas marchen por la paz? ¿Será que a ellos les ha dejado de preocupar el tema de la violencia? ¿Fue por un rollo político? ¿Por temor a perder patrocinadores? ¿Habrá sido una orden superior? ¿De quién? ¿De Felipe Calderón? ¿O habrá sido una cuestión de costos, de “rating” o de programación? ¿Qué será más noticia para el pueblo de México, el enlace nupcial entre el Príncipe William y Kate Middleton o el “Estamos hasta la madre”? ¿Qué será más caro, mandar cámaras y corresponsales, y comprarle señales a otras casas productoras para darle seguimiento a la beatificación de Juan Pablo II o mandar gente que trabaja en el Distrito Federal al Zócalo de la Ciudad de México? Haya sido lo que haya sido, por errores como éste es que luego hay tanta gente que no le quiere creer a ciertos canales de televisión. Qué delicado. De veras, qué delicado. ¿Y de las pocas señales que cubrieron la macha, quién lo hizo mejor? Definitivamente Milenio Televisión. Ningún otro canal se entregó en cuerpo y alma al movimiento del domingo pasado como éste que, a diferencia de otros, jamás redujo la importancia del evento condenándolo a un recuadrito a la orilla de la pantalla, ni jamás interrumpió la nota para meter comerciales ni jamás la combinó con otras cuestiones. Impresionante trabajo el de esta gente. Impresionante. Lástima que estemos hablando de un canal de paga porque lo que sucedió el domingo pasado ameritaba televisión abierta, más televisión abierta. ¿O usted qué opina? Cambiando de tema, están pasando muchas cosas en la televisión y una de las más curiosas es la campaña “México suena” de los canales de Televisa. Por lo que he entendido mirando la pantalla, “México suena” es como el Día del Taco, pero de música, un pretexto para incrementar las ventas ante la ausencia de estímulos monumentales como unos Juegos Olímpicos o un Mundial de Futbol. El discurso, obviamente, es que Televisa cree en la música, que ama la música y que da su vida por la música. La verdad, como estrategia de ventas es un idea magistral porque no hay marca que no quiera amarrar su nombre al de figuras como Shakira, Caifanes o a lo que Telehit no quiso o no pudo transmitir cuando se organizó el más reciente Festival Vive Latino. Y si usted le echa uno ojo al libro que Televisa Música editó bajo este mismo concepto, ¡caray!, no hay manera de no felicitar a estas personas. La bronca es que no se trata ni de algo sincero ni de algo permanente. Si Televisa apoyara la música, en lugar de organizar campañas como ésta, tendría al menos un programa fijo de variedades que le sirviera de plataforma a las estrellas musicales de México y el mundo. Si Televisa Música quisiera que esto permeara, su libro no sería tan caro, sacaría colecciones de discos a precios populares y haría otra clase de cuestiones más de divulgación. “México suena” está sonando ahorita. ¿Sonará dentro de seis meses? ¿Se traducirá en algo más que ganancias directas para una sola empresa? ¿Generará algo importante a nivel musical? ¿Usted qué piensa?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.