Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

SERIES, FRAUDES Y AZTECA

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA SERIES, FRAUDES Y AZTECA Series que terminan, que arrancan y campañas de responsabilidad social. ¿Por dónde comenzamos? ¡TODOS A LIMPIAR! Ayer fue día de “Limpiemos nuestro México”, una de las campañas de responsabilidad social más hermosas de toda la televisión. Aquí no se trata de dinero, se trata de educación, de que nos demos cuenta de lo sucios que somos y de que dejemos de tirar basura. ¿Y cómo se logra eso? Saliendo de casa para limpiar mientras los talentos de los canales Azteca 13, Azteca 7 y Proyecto 40 nos amenizan la jornada. Estamos ante una idea maravillosa que con el paso de los años ha involucrado a más personas, estrellas, empresas y políticos, un fenómeno interesantísimo muy bien llevado a la televisión. Además de enlaces con diferentes personalidades desde distintos puntos del país, Azteca 13 (amarrado a ratos con Azteca 7) hizo un excelente programa especial con Rocío Sánchez Azuara y Mauricio Barcelata. Proyecto 40, por su parte, produjo algo muy adecuado a su perfil con Hannia Novell. ¡Buena fiesta! ¡Buena campaña! ¡Felicidades! GREY’S ANATOMY Hace exactamente una semana que se transmitió el final de la más reciente temporada de “Grey’s anatomy” por el canal Sony y yo todavía estoy echando espuma por la boca. ¿Por qué? Porque a pesar de que amo ese título con todo mi corazón debo reconocer que fue un desenlace muy menor si lo comparamos con la mayoría de los que hemos visto desde que comenzó este concepto. Fue algo gris, sin suspenso, depresivo. La mayor parte del capítulo giró alrededor de una bronca ética que no le dijo nada a nadie y luego vinieron las contradicciones. ¿Por qué si “Grey’s anatomy” no es una serie de maternidad, de repente todo giró alrededor de este tema, el aborto y la adopción? ¿Por qué si unos personajes andaban en un rollo, súbitamente lo olvidaron y se metieron en otro? No sé usted pero yo me sentí en una combinación de “Emperatriz” con “Rafaela”, sólo que con dinero, y no se vale. “Grey’s anatomy” merecía otra cosa. ¿O no? PRIVATE PRACTICE Otro final de temporada que merece ser comentado es el de “Private practice” porque fue un fraude. ¿En qué me baso para decirle esto? En que los responsables de esta serie nos quisieron ver la cara de tontos y no sé usted, pero yo no me dejo. Durante semanas y semanas nos llevaron a un punto muy especial de la historia y, sin que nadie se lo esperara, en el último capítulo nos cambiaron la jugada. ¡Perfecto! Nos metimos en ese giro. ¿Y todo para qué? Para que en los últimos minutos nos salieran con que siempre no y pretendieran emocionarnos con salidas fáciles como acostones, chicas ligadoras e infartos. E igual que con “Grey’s anatomy”, en cuestión de segundos apareció el tema de “quiero ser mamá”. ¿Como por qué o para qué? ¡Y nos quejamos de nuestras telenovelas! Entre eso y los arrebatos de “Triunfo del amor”, la única diferencia es la técnica de grabación. No cabe duda, en todas partes se cuecen habas. DESPERATE HOUSEWIVES ¿Se acuerda cuando “Desperate housewives” era una serie tan importante como “Lost”? Bueno pues ahora ya no lo es y para prueba, su final de temporada. ¡Qué cosa tan más espantosa! ¿Por qué? Porque las situaciones dramáticas que se manejaron en los últimos meses estuvieron tan más estructuradas que fue necesario manejar algo así como un desenlace doble: En un primer capítulo de 60 minutos, acabó uno de los conflictos. En el segundo, otro. ¿Y? ¿Cuál fue el problema? Que se centraron en situaciones que no tenían nada que ver con el punto de partida de este concepto. ¿De cuándo a acá Paul (Mark Moses) era un personaje positivo a seguir? ¿En qué momento Felicia (Harriet Sansom Harris) era una “housewive”? ¿Y qué me dice de Gaby (Eva Longoria)? ¿Qué onda con lo que le vimos? Sí, las “Desperate housewives” son algo así como las consentidas del mundo pero si sigue por donde van, acabarán mal, muy mal. ¿O usted qué opina? BEING ERICA Desde hace varias semanas que estaba tratando de escribirle de la nueva temporada de “Being Erica” de BBC Entertainment. ¿Pero sabe por qué no lo había hecho? Porque estaba esperando agarrarle la onda a las estrategias de programación de ese importante canal de televisión de paga, pero jamás pude. ¡Me rindo! ¿Qué pasa con los señores de BBC Entertainment que primero estrenan sus series como en maratones, las queman y luego nos las van presentando como en repeticiones? No hay manera de ver algo a gusto. “Being Erica” es un bombón, una de las producciones dramatizadas más dulces y terapéuticas del mundo sobre una chica que supera sus problemas viajando al origen de ellos, al pasado, para entenderlos y resolverlos. Y ahora no sólo viaja al pasado, también viaja al futuro. ¡No sabe usted qué espectáculo! El problema es que está programada tan pero tan mal, que es muy difícil mirarla igual que antes. ¿O me equivoco?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.