Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

PARA DECEPCIONES, ÉSTA

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA PARA DECEPCIONES, ÉSTA Qué flojera tan más grande me dieron los “MTV Movie Awards 20011”. ¿A usted no? Se me hicieron predecibles, acartonados, grises. Y luego para que “Eclipse” resultara lo máximo de lo máximo. ¿Será? Y luego para ver como exclusivos los trailers que ya están en los cines y en la red. ¿Para eso sirven las premiaciones? ¿Para ver “cortos”? Mejor despístenle a sus intereses comerciales. Yo le puedo creer eso a otras fiestas que tienen poco tiempo en el mercado, ¿pero a ésta? Definitivamente los responsables de los “MTV Movie Awards 20011” van a tener que ponerse a trabajar en las próximas semanas porque, entre sus nominados, sus resultados y su formato, esta fiesta ya parece una mala sucursal de los “Kids Choice awards” y no creo que ése sea el objetivo, ¿o sí? ¿Dónde dejan la creatividad? ¿Dónde dejan el estímulo para la industria? ¿Dónde dejan el apoyo para los nuevos talentos? Todo fue tan acartonado la noche del domingo pasado que ni siquiera las supuestas ocurrencias de las estrellas que participaron, como cuando Justin Timberlake le agarró los senos a Mila Kunia, escandalizaron a las multitudes. ¡Uy, sí! ¡Qué caliente! ¡Uy, sí! ¡Qué perverso! ¿Y qué me dice del monólogo de Jason Sudeikis? Forzadísimo, como para que nos acordáramos de Ricky Gervais en los Golden Globes. Sólo que en Ricky Gervais la agresividad era oscura y de a de veras. En Jason, no. Era totalmente “light” y actuada. Y qué pena porque, honestamente, el señor Sudeikis manejó el evento mil veces mejor que James Franco en el Oscar. ¿Se acuerda? ¿Entonces los “MTV Movie Awards 20011” fueron un desastre? Tanto como un desastre, no, pero sus responsables se pudieron haber visto más innovadores, más competitivos. Ese evento pudo haber generado miles de notas. ¿Y qué generó? Pan con lo mismo. Haga de cuenta los TVyNovelas, pero del primer mundo. A propósito de MTV, desde hace varias semanas que le quiero escribir de la nueva temporada del “reality show” de Paris Hilton. ¿Lo ha visto? ¿Y qué le parece? “Paris Hilton My Best Friend Forever Dubai” es un arma de dos filos. A pesar de que carece del encanto de aquella maravilla que fue “The simple life”, tiene lo suyo. ¿Por qué? Porque está bien hecho y porque más de una persona puede quedar deslumbrada por las extravagancias de Paris Hilton. Usted sabe, ¿a quién no le gustaría ser rica, hermosa y poder tirar dinero a montones como la Hilton? La bronca es que hay maneras de ser rica, de ser hermosa y hasta de tirar dinero y Paris no es precisamente el mejor modelo a seguir. ¿Qué le puedo decir de su nuevo “reality show”? Que algo bueno debe de tener como para que sus creadores se hayan ido a grabar a un lugar tan caro como Dubai, pero no estoy de acuerdo con su consumo. La razón es muy simple, “Paris Hilton My Best Friend Forever Dubai” es una campaña de distorsión de valores, un programa que le dice a la gente que la amistad, la honestidad y mil y un cuestiones delicadas son una cosa, cuando en realidad son otras. Es la trivialización de los valores humanos, justo lo que menos necesitamos en este momento. Por si usted no lo sabe, “Paris Hilton My Best Friend Forever” es un “show” en donde un enjambre de personas comunes y corrientes (más uno que otro fenómeno de circo) pelean en dinámicas vergonzosísimas por convertirse en la nueva mejor amiga de Paris Hilton. Dígame usted, ¿la amistad es algo que se pueda fabricar en un “reality show”? Si alguien quisiera ser su mejor amiga, ¿usted la humillaría en público? ¿Hay algo de divertido en eso? ¡Cuidado! Por eso luego estamos como estamos. Por último, quisiera hacerle una recomendación maravillosa. Se trata de un programa de televisión orgullosamente mexicano que lleva más de seis temporadas al aire y por el que han desfilado desde ganadores del Premio Nobel hasta Sheldon Cooper (Jim Parsons) de “The Big Bang Theory”. Es un proyecto que involucra escándalos, polémicas y efectos especiales y que está hecho como si fuera un comic, como si fuera una película de ciencia ficción. Es un milagro que ya quisieran en cualquier otro rincón del continente. ¿Ya sabe de quién estoy hablando? De “La oveja eléctrica” que se transmite hoy a las 20:30 por Conaculta Canal 22. ¿No le encanta? “La oveja eléctrica” es el mejor programa de divulgación científica de nuestro país, un milagro de la televisión pública nacional magníficamente conducido por José Gordon y con una diversidad de contenidos que usted no se puede perder. El problema de la televisión mexicana no es que no se hagan cosas de calidad, es que se pierden en el momento en que uno dice “Laura”, “Extra normal” o “Triunfo del amor”. Échele un ojo a “La oveja eléctrica”. El capítulo de hoy lo va a dejar con el ojo cuadrado y terminará, como muchos, enamorándose de la ciencia y de los contenidos diferentes. De veras que sí.


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.