Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

CHAFA, MALA Y BARATA

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA CHAFA, MALA Y BARATA Estoy sacadísimo de onda con lo que está pasando con la mayoría de las telenovelas mexicanas pero más, con los melodramas seriados que se están haciendo en otras partes del continente. ¿De casualidad usted ha visto esa cosa tan monstruosa llamada “Grachi” que desde hace varias semanas se está transmitiendo en el canal Nick? A su lado, “Triunfo del amor” es Shakespeare. Es la típica telenovela juvenil que parte del supuesto de que los chavos son animales de consumo a los que basta ponerles carne, música, ropa y tonterías para tenerlos drogados frente a la pantalla durante varios meses. Está hecha en Miami y cuanta la misma historia de amor que cuentan todas estas producciones sólo que con una peculiaridad: su protagonista tiene poderes mágicos. No se necesita ser muy inteligente para detectar el plagio a “Los hechiceros de Waverly Place” y la influencia de mil y un proyectos similares del cine, la tele, la música y la literatura. ¿Cuál es el problema? Que si te vas a meter con magia, te tienes que meter en serio, invertir en buenos efectos especiales, sorprender al público, tener a grandes estrellas invitadas. ¡Hacer lo que hacen los canales de Disney! “Grachi” es chafa, mala, barata. ¡Se ve pésima! La miro, me acuerdo de “Hechizada” y me pongo muy mal porque no puedo creer que esto, que es tan viejo, sea lo nuevo para los chavitos del siglo XXI. ¡Con razón todo el mundo quiere hacer refritos! ¡Qué ganas de regarla con esta clase de proyectos! Qué ganas de tratar mal al público que más deberíamos estar cuidando en México y toda América Latina: a los jóvenes. ¿A poco no? MÁTAME LENTAMENTE Tengo un problema: cuando le escribo de algo que se está transmitiendo en los canales premium de los diferentes sistemas de televisión de paga de nuestro país, aparece alguien del extranjero que va varios capítulos adelante. Cuando le hablo de una serie que se acaba de lanzar en la televisión abierta, miles de personas ya la vieron en los canales del cable y de las antenas directas al hogar. ¿Cómo le hago para darle gusto a tantos mercados tan diferentes? El año pasado, por ejemplo, le escribí con particular euforia de la cuarta temporada de “Dexter” cuando apareció por primera vez en nuestro país por los canales del Moviecity Pack. Hace nada, le escribí de la quinta. ¿Pero qué cree? Que la cuarta acaba de llegar a FX y mucha gente me está pidiendo comentarios. ¿Qué hago? ¿Avanzo? ¿Me regreso? Se lo voy a tratar de decir procurando matar varios pájaros de un tiro: “Dexter” (asesino que mata asesinos) es una de las mejores series de televisión del mundo. La vea usted donde la vea, encontrará entretenimiento del mejor nivel y no se agobie si le cuentan el final. Lo importante de “Dexter” no es el desenlace sino todo el proceso que usted y yo vivimos, como televidentes, para llegar a esa conclusión. La quinta temporada fue una gloria, pero la cuarta no cantó mal las rancheras. Es como “Dexter” a la ene potencia, algo muy fuerte con inmensas actuaciones especiales e impresionantes arrebatos de creatividad. Si usted tiene acceso al canal FX, luche por verla, pero luche también por verla en todas sus temporadas y en todas las plataformas posibles. ¡Vale la pena! LA GRAN COMILONA Amo los programas de cocina. ¿Por qué? Porque no les hacen daño a nadie, me divierten, me relajan, porque me parecen increíblemente aspiracionales y porque están llenos de vida, de color, de cultura. Es de no creerse la cantidad y la diversidad de programas gastronómicos que usted puede encontrar en este momento en pantalla. ¿Y sabe qué es lo más emocionante de este universo? Que cuando uno pensaba que ya lo había visto todo en cuestión de originalidad, aparece una nueva locura que nos deja con el ojo cuadrado como “Heston’s feasts” del canal FOXLIFE. ¿Qué tiene de diferente “Heston’s feasts”? Todo. Es una mezcla de programa de cocina, de historia, de ciencia, de habilidades extremas, de humor, de estilo de vida. Es lo máximo. De lo que se trata es de esto: Heston Blumenthal es un chef de Inglaterra que a partir de una idea como los cuentos de hadas o la psicodelia de los años 60, o de punto en la historia, como los amores de Enrique VIII o el hundimiento del Titanic, hace unos banquetes monumentales. Son una comilonas de antología que retan nuestra capacidad de asombro, que estimulan nuestra imaginación y que nos enseñan lo que pasaba en otros tiempos, los métodos de cocción que se utilizaban antes y todo lo que se puede hacer ahora con esas recetas y con esos ingredientes gracias a la tecnología y a las fusiones del siglo XXI. A mí me encanta “Heston’s feasts” porque, además, su protagonista es un personajazo, un señor muy culto, trabajador, pero al mismo tiempo chistoso, irreverente. Trate de verlo. Lo va a adorar. Casualmente se transmite hoy a las 22:00.


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.