Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

LA FAMOSA PRUEBA DE AMOR

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA LA FAMOSA PRUEBA DE AMOR ¿A usted le gusta la televisión? ¿Realmente la quiere? ¿La ama? Entonces le voy a pedir algo que en 24 años que tengo dedicándome a esto jamás le había pedido: una prueba de amor. No, no piense mal, quiero suplicarle, con toda la humildad de la que puedo ser capaz, que luche por ver una película especial para televisión que le da un nuevo sentido a la palabra magistral. Se llama “Cinema verite”, se va a estrenar este domingo a las 19:15 horas por HBO y yo ya lloré, reí, me conmocioné, pensé, fui y vine. Es una de las mejores cintas que jamás se han hecho sobre un conflicto vinculado a la televisión. Es la historia de cómo se hizo lo que hoy se considera como el primer “reality show” de todos los tiempos, una serie documental que la televisión pública de los Estados Unidos grabó en 1973 sobre una familia bastante peculiar de aquella época. Y es el espectáculo más enloquecedor que usted se pueda imaginar. Si usted quiere, la puede disfrutar desde la perspectiva cinematográfica y obtener algo muy grande. Inmensos actores como Tim Robbins (“Sueños de libertad”), James Gandolfini (“The Sopranos”) y Diane Lane (“Bajo el sol de Toscana”) recreando en fondo y forma a personas del mundo real con un guión espléndido y una producción, de la misma gente de HBO, como para ovacionarlos de pie. Usted la ve y jura que está en 1973. La ropa, el maquillaje, los peinados, los muebles, la comida. ¡Todo! No sabe usted qué cosa tan más impresionante. Pero también la puede ver como algo más. “Cinema verite” es una reflexión profundísima sobre lo público y lo privado, sobre el impacto de la exposición mediática en gente común y corriente, sobre lo que le hemos hecho a la televisión y a nuestras vidas. Aquí se cuestiona dónde empieza la realidad y dónde la ficción en esta clase producciones, y se cuentan unas historias personales particularmente desgarradoras. No sé cómo la vaya a vivir usted, pero yo tuve cualquier cantidad de emociones y revelaciones cuando llegué al final de este proyecto. ¡Me encantó! Hemos cambiado tan poco desde entonces. Y luego está la tragedia de todos los que grabaron ese programa. Y el reto para los actores de interpretar sobre la interpretación de una interpretación. Cuando uno ve esta clase de manifestaciones lo menos que dice es: Sí, creo en la televisión, esto tiene futuro, qué bueno que exista una empresa que se esté preocupando por hacer las cosas de esta manera, qué bueno que todavía exista gente que quiera trascender, gracias, Dios, por HBO. ¿Sabe usted lo fácil que sería para estos señores dormirse en sus laureles y dedicarse únicamente a la programación de películas o a la adquisición de espectáculos enlatados de otras casas productoras? Pero no, ahí están, jugándosela, arriesgando su capital, trabajando en todos los formatos habidos y por haber, desde la serie y la miniserie hasta el cine, los documentales y los programas de variedades. Apunte, por favor, para este domingo, “Cinema verite” y para el sábado, a las 20:00 horas, también por HBO, “Too big to fail”, otra de esas joyas de producción propia que lo harán vivir una experiencia más allá de la pantalla y que despertarán su envidia por el patético estado de la oferta televisiva de nuestro país. ¿Qué es “Too big to fail”? Una película tremendísima sobre la recesión de 2008 en Estados Unidos. Sí, yo sé que platicada así no suena muy emocionante, pero es un guamazo para el sistema nervioso independientemente de que usted viva en Estados Unidos, en Jalisco o en Tabasco. Es la historia del poder, de las personas, de lo que pasó, es un documento de un valor incalculable. Para que usted se dé una idea del tamaño de película especial para televisión de la que le estoy hablando, imagínese que una televisora de este país hiciera un filme sobre las elecciones de 2006 con actores interpretando a figuras como Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador, y fijando una postura sobre los hechos. ¿Verdad que suena escandaloso? Pues, palabras más, palabras menos, eso es “Too big to fail”, el trabajo de gente capaz de cualquier cosa con tal de defender sus ideas, ese punto en que el cine y la televisión se fusionan para crear algo superior, un espectáculo que usted no se puede perder. Y ni hablemos de su reparto. ¿Será suficiente si le digo que salen James Wood (“Érase una vez en América”), William Hurt (“El beso de la mujer araña”) y Cynthia Nixon (“Sex and the city”)? ¿Bastará con decirle qué seguramente van a ganar premios y premios en los próximos meses? ¿A usted le gusta la televisión? ¿Realmente la quiere? ¿La ama? Entonces hable desde ahora con su operador de televisión de paga para que tenga acceso a éstas y a muchas otras maravillas. Verlas va a ser llegar a otro nivel como televidente y como cinéfilo, va a ser como una prueba de amor. ¿A poco no?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.