Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

LA COPA DE ORO Y LOS ABUSOS

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA LA COPA DE ORO Y LOS ABUSOS ¡Gracias, Selección Nacional! ¡Así se hace! Qué experiencia tan más maravillosa la del sábado pasado. ¡Ganamos la Copa de Oro! ¡Y se la ganamos a Estados Unidos! ¿Así o más contentos? ¿Qué es lo más interesante de esta historia? El sabor de la victoria y los factores de unidad. Qué rico se siente ganar y más en este pobre país donde todo es perder y sufrir. ¡Qué reconfortante! ¡Qué estimulante! ¡Qué aspiracional! ¿A qué me refiero cuando le hablo de factores de unidad? A que el futbol sí es capaz de conseguir lo que el gobierno, los partidos políticos, las religiones, las figuras como Javier Sicilia y los medios de comunicación no han podido en los últimos años: unirnos. La noche del sábado 26 de junio todos fuimos uno: los ricos, los pobres, los hombres, las mujeres, los educados, los ignorantes, los bonitos, los feos. ¡Guau! Sí nos tenemos que poner a pensar en esto porque si seguimos como vamos, no vamos a llegar a ningún lado, y tenemos que aprovechar oportunidades como la Copa de Oro para reflexionar y ejecutar. ¿Y quién lo hizo mejor a nivel televisión? ¿Le digo la verdad? Todos, desde Televisa y Azteca hasta Univisión, ESPN y TVC Deportes pasando por un montón de opciones más tanto en la gran pantalla chica como en la internet. A lo mejor usted odia las narraciones del Perro Bermúdez, a lo mejor usted desprecia el sentido del humor de los comentaristas de Azteca Deportes, pero ésa ya es cuestión de gustos porque, finalmente, cada empresa se salió con la suya, cada quién manejó su estilo y usted y yo pudimos elegir. Por supuesto, quiero hacer dos menciones especiales muy concretas. ¿A quiénes? A ESPN y a TVC Deportes. ¿Por qué? Porque a pesar de que sus estructuras económicas no se comparan a las de los grandes consorcios nacionales, hicieron un magnífico trabajo. ESPN fue y vino por toda la Copa de Oro y nada qué ver entre el nivel de crítica y análisis de figurones como José Ramón Fernández y Carlos Albert, e imágenes que a mí me retorcieron el hígado como Miguel Gurwitz manoseando la copa y brincoteando a cuadro como edecán de programa de revista. O eres periodista o eres animador, pero pasar de un extremo al otro habla muy mal de las líneas de autoridad de la marca para la que trabajas. ¿O usted qué opina? ¿Qué le puedo decir de TVC Deportes? Que también hicieron importantes aportaciones editoriales, tanto en sus estudios de la Ciudad de México como en los enlaces a Pasadena, y que de los analistas jóvenes, nadie hizo observaciones más inteligentes que ellos. Nadie. Y así como se siente bien ganar en el futbol, se siente mal que a uno le vean la cara tal y como sucedió la noche del viernes pasado en el canal Galavisión. Partiendo de los anuncios de “La casa de al lado”, muchos televidentes supusimos que esa noche se iba a terminar “La reina del sur”, pero no, ni se terminó ni le hicieron fiesta como a “Triunfo del amor”. Y hoy sólo Dios sabe lo que va a pasar ahí. Unos dicen que van a partir los capítulos para poner medio episodio de la telenovela de Kate del Castillo con medio de la otra para garantizarle un futuro “La casa de al lado”. Se vale. La bronca es: ¿Por qué no hay respeto para el televidente? ¿Por qué no nos avisan de estas cosas con tiempo en la pantalla? ¿Por qué nos tenemos que enterar por los chismes de terceras personas? ¿Qué le cuesta a los programadores y a los promotores de ese canal de televisión hacer bien su trabajo? ¿A usted no se le hace un abuso? Con razón la piratería ya fue y vino. ¿Cómo quieren estos señores que el público respete las leyes si ellos son los primeros en invitar a sus espectadores a violarlas con su prepotencia y desinformación? ¡Cómo! Mejor cambiemos de asunto porque, ante todo lo que va a suceder estar semana, hay un tema que no le puedo dejar de mencionar: “The glee project”. ¿Qué es? El “reality show” musical de “Glee”. Se estrenó el jueves pasado a las 23:00 por Fox y resultó ser una joya exquisita. De lo que se trata es de elegir a los nuevos integrantes de esta serie de televisión en el mejor estilo de “American idol” o “La academia” sólo que con algunas diferencias que vale la pena discutir. Aquí no se maltrata a la gente obligándola a sufrir maratónicas audiciones en vivo que quién sabe si son grabadas de verdad. Los aspirantes mandan su solicitud a través de un video y nadie, absolutamente nadie, los ataca o se burla de ellos como sucede en la mayoría de estos programas de televisión. Además, cada persona es tratada con tanto cariño que uno en verdad entiende de lo que se trata este negocio. Cero chismes, cero escandalitos, cero estupideces. “The glee project” es una cátedra de entretenimiento, respeto, talento y emotividad. Le suplico que la vea. Se la va a pasar muy bien y va a aprender mucho de televisión, música y derechos humanos. Se lo juro.


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.